CARDOS, SETAS... Y MI ABUELA

La seta de cardo es hoy uno de los hongos  más buscados y apreciados de todos los  que aparecen en nuestros montes y bosques, despertando en los “seteros” una autentica pasión los otoños  que las lluvias acompañan. La verdadera seta de cardo (Pleurotus eryngii)  sale en  campos sin cultivar, en eriales, prados, yermos, veredas, etc cuando  el cardo corredor (Eringium campestre) está presente,  el tiempo acompaña, y el micelio del hongo se encuentra en la raíz de algunos cardos. En ocasiones, y de forma engañosa, se comercializa como seta de cardo la girgola, seta de ostra o seta de alpaca pretendiendo emular  la calidad de la autentica seta de cardo. Ni la propia seta de cardo cultivada en sustratos preparados y en ambiente cerrado tiene ni por asomo la calidad de la que se recoge en el campo crecida sobre la raíz en descomposición del cardo corredor.

raiz cardo corredor

 Raíz tuberosa del cardo donde se alimenta la seta.

En Cultivos Forestales y Micologicos llevamos varios años trabajando en el laboratorio  y en el  campo con esta seta,  realizando selección de cepas de micelio, inoculaciones de cardos en terrenos naturales, seguimiento de rodales inoculados, acciones sobre el suelo para favorecer la propagación de los cardos y del micelio, etc

cardos en campo

Páramo con cardos susceptibles de ser inoculados.

cardos

Cardos producidos en vivero.

seta de cardo en campo

seta de cardo

Setas aparecidas en los ensayos de campo.

Como sucede en el caso de las trufas, aquí también se trata de un hongo y una planta que intervienen en el desarrollo de las setas de cardo y se encuentra mayormente también en terrenos marginales o improductivos y suelos agrícolas pobres como le sucede a la trufa, sin embargo  hay una  diferencia importante,  la relación entre la seta y el cardo  no es de mutua ayuda (simbiosis) como pasa con la trufa y el árbol trufero, sino todo lo contrario, la seta parasita el cardo y acaba con su vida. Mantener una población alta de cardos en el terreno es el reto para una buena producción continuada de setas año tras año, esto se consigue con un manejo adecuado del suelo y de la vegetación espontánea y potenciando la estrategia que la propia planta del cardo tiene: producción de gran cantidad de semillas y la aparición de nuevas plantas a partir de las raíces secundarias de los cardos ya existentes.

Así pues se trata de una seta que vive estrechamente relacionada con el cardo corredor, parasitándole y nutriéndose de su raíz tuberosa, finalmente provoca su desaparición y el hongo que invade la raíz del cardo acaba dando setas en momentos  favorables.

A partir de los trabajos comentados  proponemos unos métodos y técnicas  para la creación y gestión de setales cultivados, bien a  partir de terrenos donde ya existen los cardos pero no hay producción de setas o de  terrenos  que no tienen  cardos y hay que poblarlos con plantación  y/o semillado de cardo. Una vez que el cardo está presente  aplicamos técnicas de inoculación contrastadas  para provocar la salida de las  setas.

El planteamiento dependiendo de cada uno puede ser  diferente, desde el que desee poder crear un setal de jovi o entretenimiento para abastecerse de esta delicia gastronómica (huerto, jardín, etc) hasta el que busque una renta complementaria y decida  plantar una superficie agrícola o de monte determinada.

Sirve prácticamente cualquier suelo y no es necesario ningún tipo de analítica ni preparación especial   para plantar los cardos o sembrar las semillas. En caso que de forma natural existan los cardos ya tenemos un camino andado  respecto a los terrenos que no los tienen. En muchos paramos, eriales y campos abandonados abundan los cardos seteros  naturales  y  con inoculaciones dirigidas  a una  parte pequeña de ellos y algún trabajo puntual del suelo, provocaríamos la aparición rápida de setas. Cuando se trata de terrenos agrícolas donde no hay cardos la plantación o siembra y aparición de los cardos e inoculación posterior conlleva uno o dos años más de espera hasta que se dan las primeras setas.

Una vez que el setal inicia la producción la cantidad de setas que pueda ir dando estará en relación con el número  de nuevos cardos que van apareciendo, porqué aunque el hongo va matándolos,  nuevos  cardos aparecen  a partir de semillas o  de raíces secundarías (raíces laterales que dan lugar a una nueva planta) de los ya existentes.

Las setas de cardo se pueden vender  a   empresas que las compran  o directamente al restaurante, hotel, bar, etc. El medio rural está necesitado de oportunidades que puedan generar nuevas actividades, en este sentido la producción de seta de cardo extensiva reúne todas las características para que pueda darse este hecho: calidad y prestigio del producto, abundancia de terrenos agrarios y rusticos sin utilidad actual que se pueden plantar, el  conocimiento técnico inicial  para desarrollar el cultivo y si además  pensamos que tiene la misma calidad que la seta silvestre son alicientes todos ellos para decidirse a cultivar esta deliciosa seta y poner en valor terrenos poco o nada productivos. En este caso el periodo de espera para recoger las primeras setas nada tiene que ver  con la espera que hay que aguardar en las trufas, en meses o máximo un par de años ya tenemos setas.

Cuando hace más de 25 años mi abuela me veía cultivar carrascas en los invernaderos me preguntaba que para qué, le respondía que  para plantarlas en los campos, ella me miraba estupefacta, la mujer no entendía nada, ellos las habían arrancado de los bancales  y márgenes para arañar al monte un palmo de tierra más que  cultivar en aquella época  de tanta escasez que le toco vivir. De nada servia que le dijera que las trufas son esto o aquello (tampoco las conocía), sin embargo la truficultura es  ahora   una actividad rural que esta permitiendo a algunas comarcas asentar población y generar riqueza. Creo que si ahora mi abuela  levantase la cabeza y me oyese proponer plantar o sembrar cardos borriqueros o cabrunos, que así creo que les llamaban aquí, la mujer alucinaría, sus manos estaban  cansadas y escocidas de “escardar” los sembrados  de éste y otros cardos,….pero   los tiempos cambian, y a veces muy rápido y lo que en otra época no tan lejana se aborrecía ahora puede ser un recurso   para una  actividad nueva y creemos que rentable: el cultivo de la seta de cardo en su ambiente y con toda su calidad.

Mariano Casas.

 

(6 votos)

Deja un comentario

¿Por qué Cultivos Forestales?

Porque sus plantas están garantizadas por los hechos:
La dilatada experiencia de Mariano Casas.
Analizamos cada lote y revisamos cada pedido minuciosamente.
Plantas certificadas por agencias externas desde 1995.
Proveemos a los truficultores que someten sus plantas a los controles más exigentes.
Más de 800 clientes satisfechos: la garantía definitiva.


Comprar plantas

Si tienes que iniciar o ampliar una plantación, ponte en contacto con nosotros.
Te asesoraremos y haremos una valoración ajustada a tus necesidades.

Si necesitas una pequeña cantidad de plantas, tronquitos, o incluso trufa fresca, entra en nuestra tienda online.


Servicios y asesoramiento

Ofrecemos todos los servicios necesarios para el éxito de tu plantación:
Calidad garantizada de las plantas micorrizadas.
Entorno: estudio del terreno y del clima.
Cuidados: formación personalizada en nuestras instalaciones para asegurar una producción óptima.
Continuidad: Estamos siempre a tu lado para resolver tus dudas. Si es necesario, también ofrecemos asesoramiento in situ.


close

Inscríbase para mantenerse informado!

Sea el primero en conocer información sobre el mundo de la truficultura, nuestras ofertas especiales, ferias del sector...

Acceda a Política de privacidad y Terminos de uso
Puede darse de baja de la lista de correo electrónico en cualquier momento