Le Trufficulteur

26 JORNADAS TÉCNICAS EN TRUFICULTURA (JTT)

Cada año se celebran en Francia unas jornadas técnicas de truficultura (JTT) en las que participan científicos, tecnicos y miembros de la FFT (Federacion Francesa de Truficultura) en ellas se da un intercambio de conocimiento, se adelantan datos de trabajos en curso, opiniones, etc. Este año no se han celebrado pero teníamos pendiente redactar un segundo resumen y traducción de las que se celebraron en la región de Borgoña durante los días 1,2 y 3 de abril de 2019.

La revista “Le trufficulteur” en su nº 107 (2º trimestre 2019) ofrece un amplio reportaje sobre las jornadas y hemos querido traer aquí esa información, aunque algo más resumida de lo que aparece en dicha publicación, pero intentando no dejar ningún dato relevante que pueda interesar. Ésta sería la segunda parte de lo que colgamos el año pasado por estas fechas en el Blog. Creemos que puede ser de interés conocer hacia donde se dirigen los trabajos científico-tecnicos, alguna pincelada de la organización del sector en el caso de nuestros vecinos, decir, que no en vano, son los precursores del cultivo de la trufa y el país más conocido cuando se habla de este hongo en el mundo, no así el que produce más cantidad ya que ese dato corresponde ya a la truficultura española.

Ahí va:

“…Tipología de los espacios forestales productores de trufa de borgoña

Este trabajo se desarrolla dentro del proyecto BIJOU y se realiza un seguimiento de truferas naturales de Tuber uncinatum dentro de una propiedad forestal de 12 hectáreas. Tratan de hacer un análisis de los efectos de diferentes tratamientos de aclareo sobre la producción de trufas en este medio natural. En primer lugar se pretende avanzar en el conocimiento sobre los tratamientos selvicolas a realizar para favorecer la trufa junto a la producción maderera. En segundo lugar, este estudio debe permitir conocer mejor los medios naturales que más favorecen a la trufa de Borgoña así como mejorar la tipología de las poblaciones forestales que le favorecen. En la composición del bosque predomina ampliamente el roble albar (Quercus petraea). Otras especies como el arce campestre, el serval silvestre, el serval blanco y algún otro roble completan la reserva de los robles albares. Se realizan cortas para explotar la madera aunque la última data de 1940. Los datos conocidos de las truferas son las coordenadas GPS de las trufas, los árboles más próximos a los puntos de recolección, la profundidad de las trufas, la vegetación que cubre el suelo en el punto de recogida, las características de las trufas recogidas, sobre todo la especie de trufa y el peso y el estado de madurez. El proyecto se inició en diciembre de 2016 y cuatro campañas de recogida han dado lugar a registros de rendimientos medios de 2 a cerca de 3 Kg hectárea. Sin embargo y debido a los trabajos de aclareo emprendidos, prevén una mejora productiva de las especies de trufa encontradas: Tuber uncinatum, Tuber mesentericum, Tuber escavatum y Tuber rufum. En la visita sobre el terreno se describen con detalle los tratamientos realizados.

Control del estado de micorrización de los árboles truferos

Este trabajo se realiza en una trufera piloto de Leuglay, está establecida en un terreno inundable perteneciente a la “maison de la foret”, las plantas provienen de “Naudet pepiniers”, y participan dos instituciones como son INRA y CRPF. Se plantaron 116 árboles en marzo de 2013 y se trata de avellanos, carpe europeo, pino laricio y tilos. Las plantas acompañantes introducidas en la plantación son: el espino (espino albar?), Sorbus torminalis, manzano silvestre, el guillomo, la madreselva pilosa, la grosella espinosa europea y el Viburnum lantana. El mantenimiento consiste en cortar la hierba aunque los tres primeros años y en 2018 también se realiza un trabajo del suelo. Se controla todos los años el estado de micorrización de los árboles truferos y se indica que el principal competidor micorrícico que se observa es un hongo del género Tomentella de la familia de las Telephoraceas.

Experimentación reducida, falta de medios

En esta intervención se da la palabra a técnicos de diferentes departamentos truferos de Occitania (Gard, l´Aude y Lot). El representante de Gard expone los resultados sobre la trufa en su departamento. Si 2017 fue un año seco, 2018 ha sido muy lluvioso con producciones mucho mejores. La experimentación en este departamento es muy reducida por falta de medios. El ponente menciona el interés en conocer cómo funcionan las ayudas a la plantación y la experimentación en cada región. En este departamento cada jornada técnica que se realiza se factura por la “Chambre d´Agriculture” y el coste son 500€. Son como mucho 10 jornadas por año que se dedican a la producción y 4 o 5 a la formación en truficultura con el apoyo de VIVEA. En total se emplean unas 30 jornadas lo que suma un presupuesto anual para la “Chambre d’Agriculture” de 15.000€. Respecto a l`Aude se indica que este apoyo se financia a través de la “Chambre d´Agriculture”. La actividad se concentra principalmente en el periodo comprendido entre el 1 de diciembre y el 31 de marzo. Se da una descripción general de la climatología de 2018 mencionando la sequía de julio, agosto y septiembre y las fuertes lluvias del otoño (400 mm en Trebes el 15 de octubre con inundaciones catastróficas). Estiman una producción entre 800 Kg y 1 tonelada, de los cuales 80 kg se vendieron en los mercados al detalle. El presidente de este departamento quiere desarrollar la producción de todas las especies de trufas que presentan interés gastronómico y económico, incluyendo Tuber borchii cuya recolección va de finales de febrero a principios de mayo. Él anima a la plantación de plantones producidos a partir de bellotas locales y de trufas de truferas naturales. El proyecto LEADER sobre la trufa de L`Audet incide en la comunicación, la animación y el equipamiento de pequeños útiles para la truficultura. Su presupuesto es de 100.000€

Formarse en la Estación Truficola de Montat

Laurent Ginola, técnico de este centro, inicia su intervención con los datos de producción de la vieja región Midi-Pyrenees señalando que había sido muy floja a consecuencia de una sequía excepcional a partir del 20 de julio y hasta el mes de octubre, sin embargo los que han regado han obtenido excelentes resultados. La labor de su centro se centra en la experimentación con CULTURTRUF, el traspaso de información al sector, la formación, el apoyo técnico, y la labor de proveer de plantas de calidad con la GIE “Les trufficulteurs réunis”. El programa de experimentación con la participación de la Región de Occitania y encuadrado en CULTURTRUF debe finalizarse. La labor de información al sector con la ayuda de FEADER son unas 32/33 jornadas de intervención en la región. Con GIE los truficultores han utilizado 5.000 plantas micorrizadas distribuidas por el centro que se beneficia de 0.70 € por planta. A lo largo del invierno 18/19, 38 personas se han formado en el Centro con un coste por estancia semanal de 525 €. Las ayudas concedidas a los truficultores representan el 30% de los costes de la inversión. La base de subvención para una planta trufera se fija en 10 €, aunque de media tiene un coste de 13 €, los agricultores no piden ayuda cuando el proyecto es menor de una hectárea. Las limitaciones en esta región son tales que muchos agricultores desestiman solicitar las ayudas. En Nouvelle-Aquitaine los agricultores como no agricultores pueden acceder a las ayudas. En Occitanie solo los agricultores se pueden beneficiar.

Guía de buenas prácticas en truficultura.

En esta sesión se exponen opiniones por parte de personal técnico implicado en truficultura.

  • Conocer las tareas que se les encomienda y los medios de que disponen. Provocar debates técnicos en las JTT donde participen también investigadores en truficultura.
  • Otro participante lamenta que los técnicos no participen lo suficiente en las reuniones del sector para dar su opinión sobre lo que se viene decidiendo hacer. Comenta que les será difícil alcanzar la producción española. Muestra optimismo sobre la permanencia de la Estación de truficultura de Montat.
  • Otro participante indica que los técnicos juegan un papel importante en el desarrollo de la truficultura. Anima a redactar la “Guia de buenas prácticas en truficultura” que permitiría a la producción francesa destacar por su calidad frente a las producciones de terceros países. El cree que en la búsqueda de fondos a las autoridades se debe vender bien “el sueño” a los funcionarios electos. El desarrollo de zonas de interior con el turismo de la trufa es una baza importante a jugar. El ejemplo de la fiesta de Alba en Italia que dura dos meses, mueve 22 millones de euros y participan 100.000 personas.
  • Se indica la importancia de los científicos en las jornadas y que la separación entre técnicos y científicos es artificial. Se propone que en próximas ediciones de las JTT media jornada se dedique a presentaciones de los científicos, otra media a las visitas técnicas y porque no otra media a las presentaciones de los técnicos con debate si aparece.

Los microbios abundantes en la trufa

Richard Splivallo (Universidad de Franckfurt) expone su trabajo sobre “El papel del microbioma de las trufas en el perfume de los ascocarpos”. Presenta los compuestos aromáticos específicos de Tuber melanosporum, Tuber magnatum, Tuber mesentericum, Tuber aestivum, tuber uncinatum. Los microbios más abundantes en la trufa son las bacterias (100 mil millones) por gramo de trufa seca, las levaduras (100.000/gr), los filamentos fúngicos y probablemente los virus. Las bacterias de la gleba son las responsables de ciertos compuestos azufrados, en particular en el caso de Tuber borchii. Ellas podrían ser responsables de alteraciones aromáticas durante el almacenamiento. Sin embargo, este hecho aún no se puede asegurar.

Red “trufas y hongos” con “incredible”

El proyecto europeo “Incredible” se ha presentado por Olivia Marois del CNPF. Sus objetivos son:

  • Reunir, promover y compartir los conocimientos innovadores salidos de las investigaciones, las practicas novedosas de explotación y puesta en valor de los productos del bosque no leñosos alrededor de la cuenca mediterránea en 5 temáticas incluida la red “trufas y hongos forestales”
  • Crear vínculos entre diferentes partes interesadas con el fin de favorecer la aparición de proyectos colaborativos innovadores.
  • Desarrollar la experiencia de regiones rurales a través de la creación de modelos de estrategias económicas innovadoras. Las próximas etapas en la red “trufas y hongos comprenden: a) Encuentros para intercambio sobre las diferentes temáticas (regulación, comercialización, formación), b) referenciar experiencias innovadoras (investigación y practica) a través de 250 fichas sintéticas subidas a una plataforma para tal fin. C) efectuar una llamada a proyectos a mitad de 2019. Se adelanta el trabajo de una doctorante realizado sobre las trufas (Tuber melanosporum) cuyo objetivo es conocer la densidad de esporas en función de su procedencia, unas son de cultivo y un segundo grupo de origen natural. No se observa diferencia en el número de esporas por asca entre las trufas cultivadas y aquellas de truferas espontaneas

Régimen hídrico optimo en truficultura.

Gracias al proyecto sobre la trufa Culturtruf 1 cuyo fin es conocer aspectos relacionados con el régimen hídrico optimo en plantaciones, así como la dinámica del micelio en el suelo para optimizar la gestión en el manejo de las truferas, se sabe que el riego en las plantaciones debe consistir en mantener un nivel de humedad en el suelo (expresado por el valor pF - potencial matricial - que mide la fuerza necesaria para extraer el agua del suelo) inferior a 3,7 – 4. El valor de pF varia de 1 a 6. A la capacidad de campo (retención máxima de agua en el suelo) el pF es de 2 a 2,5, mientras que el punto de marchitamiento permanente, limite a partir del cual los seres vivos no pueden extraer agua se sitúa en torno a 4,2. Culturtruf 2 es un nuevo proyecto como continuación del 1, financiado por FranceAgriMer que tiene una duración de 3 años. Su objetivo es producir trufas economizando al máximo el recurso agua. Las preguntas planteadas son:

  • ¿Qué impacto sobre la producción tiene la economía del agua?
  • ¿ Cuales son las economías realizables?
  • ¿Es posible pasar el verano sin regar?
  • ¿Cuál es el mejor equilibrio entre la economía del agua y la conveniencia de colocar acolchado, desde el punto de vista de su instalación en grandes superficies?

El programa Culturtruf 2 se inició a primeros de marzo de 2019 con el umbral de pF 4 a testar (y si es posible pF 3) con los testigos sin aporte de agua. Test de sombreo o acolchado. En numerosos sitios dos tratamientos se ponen para comparar.

  • Sin acolchado, pero con riego referenciado a pF 4.
  • Sombreo y riego referenciado a pF 4. Sera necesario poder conducir el riego independientemente en los dos tratamientos.

Start-Up en truficultura

Flora Tadesco, INRA Nancy colaboradora de Claude Murat ha presentado la influencia de la temperatura del suelo y su potencial hídrico en relación a las variaciones mensuales de la cantidad de ADN de Tuber aestivum en el suelo de una plantación trufera muy productiva en Charente Maritime (1.500 m2, 320 Kg por Ha, 10 años tras la plantación). El pF y la temperatura influyen efectivamente en la cantidad de ADN presente en el suelo. Flora Tadesco ha hecho referencia en algunas diapositivas del proyecto “start up en Lorraine”. Tendrá por finalidad la formación, la pericia y el consejo en truficultura en Francia y en el extranjero. Ante la sorpresa de los técnicos por este start up dada la invasión de sus competencias, Claude Murat ha indicado que el proyecto pasaría un consejo deontológico. Otro participante ha apoyado la idea por lo que pueda beneficiar el desarrollo de la truficultura y por la posibilidad de elaborar “dossiers” en provecho de la Federación Francesa de Truficultura y de los truficultores…”

¡Agradecemos vuestra atención y os animamos a aprender al máximo de esta revista y otras fuentes!!

Saludos del equipo de Cultivos Forestales y Micológicos.

SOBRE LA REPRODUCCION DE LA TRUFA NEGRA

La reproducción de la trufa negra se viene explicando como resultado de un largo ciclo que puede durar hasta un año cuando partimos del árbol adulto micorrizado.
Se describe su inicio con el nacimiento de micelio desde las micorrizas en marzo, abril, mayo. Paralelamente también puede producirse la germinación de esporas emitiendo nuevo micelio. Continua con la formación de los pequeñísimos primordios (futuras trufas) durante abril, mayo, junio, sigue con el engorde de estos primordios-trufas en el verano y los primeros meses del otoño y la maduración de las trufas durante parte del otoño y el invierno para finalizar con la recogida de éstas , ayudados con un perro, de diciembre a marzo.

El micelio crecido desde las esporas se denomina micelio primario, frente al micelio secundario que es el que se forma a partir de una micorriza. El micelio primario nacido de la germinación de la espora formaria una micorriza en contacto con una raicilla receptora y el micelio secundario que parte de la micorriza daría ya lugar a las trufas o también podría formar nuevas micorrizas al encontrar una raíz nueva.

Durante los meses de marzo y abril puede haber todavía trufas en el suelo por recoger de las formadas en el ciclo anterior e iniciarse paralelamente desde las micorrizas del árbol y con la germinación de esporas la formación de nuevo micelio reinicia un nuevo ciclo.

Este modelo tan prolongado en el tiempo contrasta en general con la rapidez que en la mayor parte de los hongos se completa su reproducción sexual, que no dura más de unas pocas semanas. No es de extrañar pues que esta “excentricidad” en la reproducción de la trufa sea puesta en duda por algunos expertos.

No se conoce con exactitud el papel que pueden jugar en este largo ciclo descrito algunas estructuras miceliares de resistencia como estromas, esclerocios, rizomorfos,etc. Parece probable que los estromas podrían en un momento determinado contribuir a la colonización micorrizica de las raices de una planta o incluso a la formación de primordios sin pasar por la fase intermedia de formación de micorrizas.

Últimamente se han publicado trabajos sobre el genoma y la sexualidad de la trufa negra en revistas de naturaleza científica. Jean Demerson analiza en un artículo aparecido en uno de los últimos números de la revista “Le Trufficulteur” algunas de estas investigaciones recientes sobre el tema.

En marzo de 2010 se publico en una revista científica de ámbito internacional la constitución del genoma de la trufa negra (Tuber melanosporum). Este trabajo fue el resultado de la colaboración de científicos italianos y franceses de varias universidades y duro varios años.

Una de las primeras enseñanzas tras la descripción del genoma de la trufa ha sido conocer que el hongo Tuber melanosporum es heterotalico. ¿Qué quiere decir esto?, los hongos en su reproducción pueden tener la condición de homotalicos o heterotalicos. Un hongo homotalico alberga en el mismo micelio ambos sexos, aunque no es correcto hablar de sexos en los hongos pues no existen como tal (no hay diferencia morfológica a nivel de los cromosomas y alelos como sucede en las celulas sexuales de animales y plantas, XX femenino y XY masculino), aparte que los hongos pasan gran parte de su vida en estado haploide (un solo juego de cromosomas en sus genes) a diferencia de animales y plantas que presentan durante toda su vida doble juego de cromosomas (y se habla de estado diploide). Para hablar con exactitud se utiliza el termino polaridad, por lo tanto hay una polaridad de signo + y otra polaridad de signo -, micelios que son portadores del signo (+) y micelios portadores del signo (-). En el caso de hongos que conocemos y consumimos como el champiñón, la seta ostra, etc son especies homotalicas por lo que su reproducción resulta más fácil pues un solo talo (micelio) inicia y finaliza el ciclo sexual, por ejemplo, un micelio fruto de la germinación de una espora. En el caso de la trufa se precisa de la unión de dos micelios de polaridad diferente para completar el ciclo sexual. Esto de entrada añade un nivel superior de dificultad a la trufa para reproducirse, fácilmente comprensible si pensamos comparativamente en el precio de la trufa y las otras setas, pues es indicativo de la abundancia y escasez de unas y otras.

Conocida esta condición heterotalica de la trufa investigadores italianos de la Universidad de Peruggia han realizado una serie de trabajos en truferas naturales de Tuber melanosporum. Han recogido sobre los terrenos objeto del estudio micorrizas, trufas y muestras de suelo que contenían fragmentos de micelio de trufa y han determinado el tipo sexual y el genotipo de este material. Completaron su trabajo con el examen de muestras de plantas de vivero de distinta edad.

Han observado lo siguiente: sobre las muestras de suelo examinadas un 34 % solamente contenían presencia de inoculo de signo (+ ), otro 34% aproximadamente solo contenían presencia de inoculo de signo (-), un 20% presentaban presencia simultanea de + y – y un 10% carecía de trazas de micelio. Sería logico pensar que ambos signos estuviesen equilibrados en el suelo , pero esto no es así, es más, con el tiempo han observado que la desigualdad se acentúa y que uno de los dos “partenair” tiende a desaparecer. También ven un hecho sorprendente: el micelio puede alcanzar distancias aparentemente grandes, hasta cien metros fuera del quemado que produce las trufas.

En el caso de la recogida de micorrizas de trufa sobre un mismo lugar de muestreo se observa que bien son de signo + o bien de signo -, es decir el signo solo varia cuando se cambia de lugar para realizar un nuevo muestreo. Ninguna micorriza contiene a la vez genes (+) y genes (-), y el signo sexual coincide con el observado en las muestras de suelo.

En el caso de la recogida de trufas sobre los lugares muestreados observan que en el punto de recogida de las trufas no se encuentran micorrizas.
En las trufas el examen se realiza sobre la gleba y sobre las esporas. La gleba de cada trufa puede estar formada por micelio de signo (+) o de signo (-) pero solo por un signo, y muestra siempre el mismo signo(genotipo) que las micorrizas del árbol huésped. Esta aportación es considerada línea materna. Las esporas como era de esperar (fruto de una meiosis) presentan ambos signos (+) y (-) y llevan alelos que no se encuentran en la gleba y tienen un origen exterior que se considera aportación masculina.

Para completar el estudio de campo como se ha indicado anteriormente también examinaron plantas jóvenes de vivero micorrizadas, provenientes de dos lotes diferentes. Estos lotes se han inoculado cuidadosamente utilizando dos trufas, una para cada lote, una de ellas con una gleba de condición sexual (+) y la otra con una gleba de condición sexual (-).

Pasados seis meses tras la inoculación se han estudiado las plantas y observado ectomicorrizas de ambos tipos sexuales en proporción variable pero equivalente, lo que evidencia que las micorrizas son formadas por el micelio nacido de las esporas de ambos signos tras germinar. Trece meses más tarde la proporción de tipo (+) y de tipo (-) es muy diferente. En unas plantas solo se ha encontrado tipo (+), en otras solo tipo (-), y aquellas en las que se han encontrado los dos tipos sexuales son escasas. También examinan sustrato de las plantas y observan la misma circunstancia, siendo concordante el signo o signos sexuales observados en micorrizas y sustrato de la misma planta.

Los hallazgos descritos no dejan de sorprender pues chocan de alguna manera con alguna certeza que se creía tener (?) sobre algunos aspectos del ciclo sexual de la trufa negra. Por ejemplo, que el micelio de trufa pueda alcanzar una distancia tan larga desde el árbol que tiene las micorrizas. Otra circunstancia aparentemente contradictoria es que dos talos de signos diferentes pero complementarios y que se necesitan para completar la reproducción de la trufa se eliminen el uno al otro (?) o se autodestruya uno de ellos (?). Se sabe desde hace tiempo que algunos talos de hongos, a través de encimas que excretan, descomponen y consumen diferentes tipos de materia orgánica, micelios de otros hongos, incluso su propio micelio cuando alcanza la senescencia. ¿Pero que determina la pervivencia de uno de los talos y la desaparición de su complementario de signo opuesto?, con seguridad se desconoce la razón por lo que esto sucede, pero como apunta Jean Demerson podría tratarse de un caso de canibalismo entre micelios truferos imponiéndose aquel que ha alcanzado una mayor fortaleza o desarrollo, pero cabrían diferentes posibilidades, como aquella, también plausible, de que el propio ecosistema que siempre tiende al equilibrio y a la biodiversidad induzca mecanismos para evitar el desarrollo exacerbado de la población de una especie en detrimento del conjunto, pensemos que el hábitat natural de la trufa es el bosque y más concretamente un horizonte edafico donde concurre una alta diversidad de vida.

A la luz de estos trabajos parece entendible lo que sucede en no pocos quemados producidos por el hongo de la trufa pero que no son productivos. Se explicaría por la existencia de un micelio de signo único que al no tener el complementario no aparecen las trufas.

También bajo estos hallazgos surgen dudas en relación a la poca o mucha influencia que pueden tener en la producción de las plantaciones ciertas actuaciones culturales ( poda, trabajo del suelo, etc) que en ocasiones provocan controversia entre truficultores. Jean Demerson se pregunta de nuevo si la caída de producción y la desaparición de muchas truferas en Francia en el transcurso del siglo veinte se deberían al desarrollo de un exceso de vegetación que acaba con las buenas condiciones para que la trufa prospere o se trataría de la desaparición de uno de los “partenaire”.

El hecho de que en las inmediaciones donde aparecen las trufas no existan micorrizas y que no haya una correlación positiva como ya se venía observando entre cantidad de micorrizas y producción de trufas, plantea una serie de cuestiones: ¿Participan las micorrizas en la nutrición de la trufa de modo que éstas se vacían (literalmente), hasta desaparecer, durante el crecimiento de los carpoforos?. Si así fuese, la teoria de la independencia de los primordios de las raices cercanas del árbol desde fases muy tempranas tras su formación quedaría invalidada. ¿O micorrizas y trufas son independientes?. Es decir, la trufa no se formaría de dos micelios de signo complementario que parten de dos micorrizas diferentes que completan el ciclo, si así fuese, las micorrizas podrían cumplir una función de órganos de resistencia durante cierta fase o fases del ciclo. L. Hutchison, micólogo Canadiense señala que los hongos que viven en simbiosis como las trufas no forman conidios (esporas asexuales de resistencia) pues no tendrían tal necesidad si las micorrizas cumplen dicho papel. ¿Cabria la posibilidad que dos micelios de polaridad opuesta que se unen dando lugar a las trufas en un proceso meiotico tuviesen un origen simultaneo de micorrizas, esporas, estromas, etc.?

Ante tanta duda, lo que si parece claro es que las micorrizas existentes en la raíz de la plantita que ponemos en el terreno son capaces de alterar la ecologia del suelo en el ambito de la raíz para posibilitar posteriormente la reproducción del hongo bien con su intervención o sin ella. En los quemados, las zonas del suelo donde aparecen las trufas por la acción de las micorrizas, se cambia su estructura, su microbiologia y su equilibrio de vida, hasta tal punto, que lentamente las plantas arbustivas y herbaceas que lo pueblan van desapareciendo para que finalmente aparezcan las trufas. Es incuestionable que una planta bien micorrizada (abundancia de micorrizas de trufa negra y ausencia de contaminantes competitivos con la trufa negra) unido a los apoyos culturales más indicados posilitara de manera optima la creación de ese horizonte edafico modificado (aparición del quemado) como paso previo necesario para que aparezcan trufas.

En la exposición que Demerson hace en la revista “Le trufficulteur” se apunta un futuro nuevo para la truficultura: intercalar plantas de polaridad sexual opuesta (+) y (-) micorrizadas con micelios puros de un solo signo crecidos en laboratorio. Pero tal planteamiento, aparte de la dificultad técnica para conseguir esas plantas y el precio que puedan tener, presenta a priori riesgos importantes dada la escasa variabilidad genética de esos micelios frente a un medio edafico competitivo y cambiante y un periodo de cultivo tan prolongado como es una explotación trufera (30-50 años) que de entrada ya hay que esperar entre cinco y diez años para que inicie la producción.

Parece más razonable partir de una planta bien micorrizada, buscando la máxima variabilidad genética en el inoculo utilizado, e iniciar la aportación de esporas al suelo en un plazo razonable de 4-8 años cuando empecemos a observar la existencia de los quemados. En las plantaciones en periodo productivo debería ser una prioridad utilizar cada año entre un 5 y un 15% de la trufa recogida para reinocular el terreno pues es el único modo de garantizar de manera permanente en el suelo la presencia de micelios de ambas polaridades.

quemados en plantacionAlgunos quemados que no producen trufa podría explicarse tal circunstancia por la presencia de micorrizas de trufa de un solo signo: bien de polaridad (+) o polaridad (-).

sustratos en plantacion de trufasLa adición de esporas de trufa en los sustratos que se emplean para los pozos que se hacen en los quemados favorece sin duda la formación de trufas en estos puntos

Mariano Casas
www.cultivosfotrestales.com

En relación a los trabajos mencionados por si tuvieseis especial interés en profundizar en este tema:
>> La secuencia completa de la trufa está disponible en las siguientes páginas:

Genoscope 
INRA 

Fuente: “Périgord black truffle genome uncovers evolutionary origins and mechanisms of symbiosis“, NATURE, 28-03-2010, 

Tuber melanosporum: mating type distribution in a natural plantation and dynamics of strains of different mating types on the roots of nursery-inoculated host plants
1. Andrea Rubini1,
2. Beatrice Belfiori1,
3. Claudia Riccioni1,
4. Sergio Arcioni1,
5. Francis Martin2,
6. Francesco Paolocci1
Article first published online: 22 OCT 2010
DOI: 10.1111/j.1469-8137.2010.03493.x
© The Authors (2010). Journal compilation © New Phytologist Trust (2010)

Suscribirse a este canal RSS

¿Por qué Cultivos Forestales?

Porque sus plantas están garantizadas por los hechos:
La dilatada experiencia de Mariano Casas en truficultura y su equipo en el ámbito de la biología y la ingenieria agroforestal, laas producciones frutales y forestales.
Analizamos visualmente y por métodos moleculares cada lote de plantas y revisamos cada pedido minuciosamente.
Producimos de manera artesanal con las últimas tecnologías.
Más de 1.000 clientes satisfechos: la garantía definitiva.


Comprar plantas

Si tienes que iniciar o ampliar una plantación, ponte en contacto con nosotros.
Te asesoraremos y haremos una valoración ajustada a tus necesidades.

Si necesitas una pequeña cantidad de plantas, tronquitos, o incluso trufa fresca, entra en nuestra tienda online.


Servicios y asesoramiento

Ofrecemos todos los servicios necesarios para el éxito de tu plantación:
Calidad garantizada de las plantas micorrizadas.
Entorno: estudio del terreno y del clima.
Cuidados: formación personalizada en nuestras instalaciones para asegurar una producción óptima.
Continuidad: Estamos siempre a tu lado para resolver tus dudas. Si es necesario, también ofrecemos asesoramiento in situ.


close

Inscríbase para mantenerse informado!

Sea el primero en conocer información sobre el mundo de la truficultura, nuestras ofertas especiales, ferias del sector...

Acceda a Política de privacidad y Terminos de uso
Puede darse de baja de la lista de correo electrónico en cualquier momento