Mostrando artículos por etiqueta: truficultura

MANEJO DE PLANTACIONES TRUFERAS

MANEJO DE PLANTACIONES TRUFERAS

En las salidas que realizamos a plantaciones de clientes cuando se nos pide visitarles no es infrecuente encontrarnos con manejos (cuidados de la plantación) poco actualizados. Esto es mas común en comarcas donde no hay un gran desarrollo de la truficultura y persisten practicas todavía de lo que se venía haciendo en la trufa de monte.

En algunos casos como el que pretendo comentar se trata de un municipio (Parras de Castellote en Teruel) en cuyos montes existen truferas salvajes y los años de climatología favorable, cada vez menos frecuentes como todos sabemos, se recolecta trufa natural, en este caso se da la circunstancia que la persona que he visitado es trufero (buscador de trufa natural) y truficultor por lo que dispone de una plantación de cierta edad (unos 15 años). En su plantación ha seguido una pauta de manejo similar a lo que viene haciendo en los truferos del monte. Básicamente lo que hace es que cuando recoge una trufa en el agujero donde la saca pone materia organica seca del entorno circundante. También en esta plantación los arboles se han podado algo y en algunos había iniciado un aclareo del ramaje del centro de la planta.

La plantación como decía ya tiene una cierta edad, los arboles marcan bien con quemados muy evidentes como se aprecia en la foto, me confiesa que en casi todas las plantas ha recogido trufa aunque poca. Por aquí y por allí se ven carpoforos viejos de Pisolithus arrizus o P. tinctoreus. Este hecho le comento no es un inconveniente ya que esta especie de hongo – también micorricico- convive con la trufa sin menoscabo para esta, incluso parece que puede anunciar una producción inmediata más importante de trufa. No se trabaja el suelo ni se riega y la plantación está a una altitud de 800 m.s.n.m aproximadamente.

La impresión a primera vista no es mala y creo que se puede mejorar la producción con un manejo distinto, así se lo confieso. Aunque la plantación no se riega va a empezar a regarla dado que ya tiene el sondeo hecho. Me pide consejo en relación a lo que opino para poder mejorar, le comento lo siguiente:

  • Aun siendo importante que instale el riego y lo utilice con criterio le apunto algunos consejos sobre la poda y el manejo del suelo.
  • Creo que debe actuar a lo largo de unos tres años con una poda progresiva que aclare el centro de los arboles, baje la altura a unos 2,5-3 m como máximo, mantenga una conformación espacial del árbol equilibrada y suba algo la altura del tronco para facilitar la recogida, de modo que al final de este periodo tengamos arboles abiertos y despejados del centro y plantas más pequeñas que cada primavera muevan con brote nuevo en el interior y en la periferia.
  • Respecto al suelo valorando la distribución de la planta, le animo a empezar a hacer nidos, dada la dimensión de los árboles y el desarrollo de los quemados podría empezar con cuatro pozos por árbol. Para mantener una trufa con la calidad que la saca en el suelo natural de la parcela hablamos de añadir en los agujeros el “Matertruf liquido” directamente sobre la tierra removida del fondo del nido o el “Nidotruf con humus de lombriz” mezclado con la tierra del fondo.

Si se ponen en práctica estos trabajos y con la incorporación del riego en una zona calurosa  (800 m.s.n.m) en un par de años o tres se notara la mejora productiva.

MATERTRUF Y NIDOTRUF (Sustratos con esporas para truficultura)

La truficultura es una actividad agrícola en auge que presenta un gran dinamismo en cuanto a aplicación de nuevos métodos de cultivo para mejorar los rendimientos y la calidad de las trufas.

La incorporación de esporas de trufa en la zona de la raíz del árbol trufero, bien a través de los nidos, del trabajo del suelo o mediante otro sistema, es una necesidad para mantener la presencia de micelios compatibles de ambos signos (+) y (-) que se precisan para que el hongo de la trufa pueda completar su ciclo sexual y producir trufas.

La realización de los llamados nidos es uno de esos apoyos, que aunque reciente es ya bastante común entre los truficultores y permite mejorar las producciones y conseguir una trufa más redonda y cotizada. NIDOTRUF y MATERTRUF-S son dos sustratos sólidos para las plantaciones de trufa que mejoran los rendimientos.

El trabajo del suelo en las plantaciones es algo frecuente para ahuecar el horizonte superior y favorecer la aireación y la infiltración del agua. Según algunos métodos de truficultura practicados recientemente, trabajar el suelo a una cierta profundidad, justo en la zona de la raíz del árbol trufero puede mejorar el rendimiento productivo de la plantación, en ese trabajo del suelo también se rompe raíz favoreciendo la formación de nueva raíz fina, más susceptible de formar micorrizas a partir de las esporas incorporadas. El Matertruf- L (liquido) tiene esa finalidad, al mezclarlo con agua nos permite incorporar las esporas de trufa y los complementos facilitadores justo en el momento que trabajamos el suelo.

  • NIDOTRUF. Es un sustrato completo ( con la materia organica incorporada) listo para utilizar. Ya lleva esporas de trufa y principios activos que favorece todo el proceso de micorrización y enraizamiento en el pozo. Se utiliza en plantaciones que ya producen o que están a punto de iniciar la producción.
  • MATERTRUF- S. Es un sustrato con alta concentración de esporas ideal para reforzar la micorrización en plantaciones ya establecidas. Se trata de una mezcla de vermiculita y algo de turba rubia con esporas de trufa y principios activos. También se puede utilizar mezclado con la tierra puro ( 40-50 cc por nido) para nidos realizados sin aporte de otro tipo de sustratos. Lo común es utilizarlo para los nidos una vez que se añaden entre 4 – 5 volúmenes de materia orgánica y se mezcla. Si añadimos la materia órganica formamos el NIDOTRUF.
  • MATERTRUF-L Indicado para diluir en agua e inocular esporas en el suelo durante el trabajo de éste. Se incorpora en el suelo desde un depósito o tanque que va sobre el apero de labranza, a través de mangueras que van a cada brazo del apero, se adicionan también principios que favorecen el proceso de formación de micorrizas.

Los tres productos son fruto del trabajo de mejora continuado de varios años. Su efectividad está contrastada en diferentes plantaciones

A continuacion le dejamos el folleto sobre los sustratos para la truficultura donde puede descargarlo.

ASISTIMOS ESTE FIN DE SEMANA A LA XIII FERIA DE LA TRUFA NEGRA EN CULLA (CASTELLON)

Este fin de semana dia 13-14 de febrero estaremos en Culla (Castellón) en la XIII feria de Mostra del Maestrat en este caso ya con muchos años a la espalada,  se trata de una feria itinerante que cada año la acoge una localidad diferente.

Si necesita mas informacion le dejamos el enlace a la pagina web de la feria www.trufamaestrat.com

Si decide visitar la feria, os esperamos en nuestro stand.

 

FERIAS Y PRECIOS DE LA TRUFA

Junto a la campaña de recogida de trufa se ha iniciado el rosario de ferias que a lo largo del invierno se hacen en diferentes puntos de la geografía trufera. Concretamente esta primera quincena de diciembre hemos participado en Fitruf 015 durante el puente de la Constitución y el domingo 13 en la Feria de la trufa de la Valdorba en Navarra. Estas ferias están consolidadas desde hace años y llevamos asistiendo desde la primera edición.

El mercado de la trufa se ha iniciado con dos hechos que marcan este principio de campaña: el primero es que desde inicios de diciembre la trufa sale en general con buena madurez  lo que en la opinión  de algunos significa que la campaña puede ser corta y no llegar hasta mitad de marzo  como ha ocurrido otros años que incluso se ha prolongado hasta principios de abril. Este año en  provincias del centro como Teruel, Cuenca, etc. se ha recogido trufa desde octubre de baja calidad.

El segundo hecho es que la trufa con este otoño tan suave de temperaturas que tenemos aparece en un porcentaje alto invadida por larvas del escarabajo de la trufa, y aunque  todos los años al inicio aparecen estas larvas, este inicio de campaña sin embargo está siendo preocupante. Esta circunstancia junto a una cosecha no muy favorable en Francia e Italia ha influido en los precios altos que para la trufa de calidad se han dado estas dos primeras semanas de diciembre.

En la feria de Sarrión la trufa al detalle se vendió a 750 euros/Kg., en la de la Valdorba una semana más tarde a 850 euros/Kg. Se prevé que la calidad  de los lotes aumente a medida que las temperaturas desciendan, de hecho esta última semana ya ha mejorado. Respecto a los precios se cree que serán altos durante toda la temporada.

Trufa negra dic 15 011

 

LA SELVICULTURA

La selvicultura  es el conjunto de tratamientos aplicados a una masa forestal con el propósito de lograr su perpetuación en el tiempo, siguiendo los principios de sostenibilidad y uso múltiple.

Se trata, en definitiva, de aplicar los conocimientos que se tienen sobre el funcionamiento de los ecosistemas forestales para obtener una producción continua de los mismos.

Montes de encinas productores naturales de trufa negra.

Montes de encinas salpicados con algún pino, quejigo, etc. Estos montes producen a menudo trufa negra o de verano. La estructura del monte es importante para que estas dos especies encuentren el ambiente favorable que permita su desarrollo. Una cobertura parcial del suelo favorecerá el crecimiento del micelio de la trufa.

Los hongos desempeñan un papel fundamental para el mantenimiento de los ecosistemas, realizando las siguientes funciones:

-         Intervenir en múltiples relaciones simbióticas, favoreciendo el crecimiento de las plantas principalmente en condiciones adversas.

-         Son los principales agentes descomponedores de  materia orgánica.

-         Participan en la formación de suelos.

A su vez, son un recurso natural muy importante desde el punto de vista económico. La trufa negra es un producto muy cotizado y cada vez más demandado. Esto ha llevado a una sobreexplotación de las truferas naturales, que junto con una gestión inadecuada de los montes ha provocado la desaparición de muchas truferas naturales. 

 La selvicultura permite cultivar trufas en el monte.

Este encinar tan cerrado ha perdido las condiciones de estructura favorables para que la trufa siga saliendo. Si queremos recuperar la antigua producción serán necesarias actuaciones selvicolas  tendentes a mantener una cobertura adecuada para la trufa, aun así posiblemente serán necesarias inoculaciones puntuales.

En el monte existen numerosas truferas naturales.

Estructura de un monte favorable a la producción natural de trufas.

Teniendo en cuenta todo esto, estamos en condiciones de poder aconsejar, en montes con potencialidad trufera, los trabajos y tratamientos más adecuados para recuperar la producción de trufa negra de una manera sostenible, contribuyendo así, a la regeneración de nuestros montes.

Recogiendo trufas en una trufera natural.

Poco se ha hecho por mantener el potencial productivo de trufas de muchos montes. Sin embargo el valor de estos hongos supera con creces cualquier otra producción tangible del bosque.(madera, caza, etc.)

Apoyos y Servicios que desde Cultivos Forestales y Micologicos ofrecemos a propietarios de montes, ayuntamientos, comunidades forestales, etc

    A) Evaluación y consejo de cara a inoculaciones en árbol adulto. Existen masas forestales de encinas, quejigos, masas mixtas que habiendo producido trufas, se han perdido  o están en declive. Podemos realizar actuaciones selvicolas combinadas o no con inoculaciones puntuales que pueden mejorar sensiblemente la producción del monte. Otros montes aún teniendo condiciones de suelo y clima favorables para la trufa nunca han producido, aquí con inoculaciones y actuaciones de sevicultura trufera también sería posible conseguir dar un valor al bosque que de otro modo dificilmente se consigue. 

    B) Podemos proporcionar sustratos inoculantes o productivos con esporas de trufa incorporadas para favorecer lo expuesto en el aprtado anterior.

DISTRIBUCIÓN DE DIVERSAS ESPECIES DEL GÉNERO TUBER EN ESPAÑA

Mapa de distribución de la trufa en España

La distribución de la vegetación por el territorio se da según una serie de factores como la altitud (que determina los pisos bioclimáticos), la precipitación (que determina los ombroclimas) o el tipo de suelo. Atendiendo a estos factores también se puede hacer una distribución del territorio que es potencialmente viable para el desarrollo de diversas especies de trufa del género Tuber, que se dan en España.

La trufa negra (Tuber melanosporum) es la más conocida y apreciada, pero queda limitada a ciertas zonas debido a las condiciones ambientales tan específicas que requiere. Sin embargo existen otras especies como la trufa blanca o de verano (Tuber aestivum) y Tuber uncinatum, que pueden desarrollarse donde la trufa negra no lo hace y que también son comestibles y apreciadas como puede verse en el cuadro siguiente:

DATOS ECONÓMICOS

Especies de Tuber Precio medio de venta al por menor por el truficultor, en los últimos años
T. melanosporum 400 - 800 €
T. uncinatum 150 - 250 €
T. aestivum 50 - 100 €

                                                                                             

Es conocido el alto valor que alcanza T. melanosporum, pero cabe destacar la importancia que han tomado en los últimos años estas especies, siendo incluso mayor el precio que alcanza T. uncinatum a T.aestivum.

Dado que la truficultura es posible, prácticamente, en toda España, nosotros pensamos que es una alternativa muy interesante para cultivos que hoy por hoy ya no son rentables.

En el mapa puede observarse la distribución de estas especies de trufa, la cual se detalla a continuación:

            ● El número 1 en el mapa, al que le asignamos la especie Tuber uncinatum, corresponde a zonas de piso oromediterráneo y suelo calcáreo. Son regiones de montaña con un ombroclima húmedo (1000-1600 mm de precipitación media anual), ya que esta especie se desarrolla mejor en zonas umbrías que son más frías y tienen una mayor disponibilidad de agua.

            ● El número 2, al que le asignamos las especies Tuber melanosporum o Tuber uncinatum, corresponde a zonas de piso supramediterráneo y suelo calcáreo. Este piso está determinado por cotas más bajas que el caso anterior, donde la temperatura es algo más elevada. En este caso reservaríamos las zonas más umbrías y con mayor precipitación, es decir lo que llamaríamos ombroclima húmedo, para T. uncinatum y las zonas con mayor insolación y ombroclima subhúmedo (600-1000 mm de precipitación media anual) para la trufa negra, ya que los requerimientos hídricos de ésta última son menores.

Por otro lado, hay que tener en cuenta siempre que para la trufa negra, además de que el suelo sea calcáreo, el rango de pH debe estar entre 7,5 y 8,5.

            ● El número 3, al que le asignamos las especies Tuber melanosporum o Tuber aestivum, corresponde a zonas de piso mesomediterráneo y suelo calcáreo. La cota de este piso es todavía más baja que el anterior y  por tanto con temperaturas un poco más altas. Entre los tipos de ombroclimas que podríamos encontrarnos en este piso está el subhúmedo que sería el adecuado para la trufa negra y el seco (350-600 mm de precipitación media anual) que serían más adecuados para la trufa de verano, dado que el rango de precipitaciones que puede soportar la trufa de verano es mayor. Con respecto al pH, también el rango es mayor para la trufa de verano, que está entre 7 y 8,5.

Siempre hay que tener en cuenta que las precipitaciones son irregulares y que puede haber años de sequía en los que no lleguen a ser suficientes para el buen desarrollo de las trufas. Por ello es importante poder contar con algún sistema de riego y en este caso en concreto (Albacete, Murcia, etc) es imprescindible el riego para la trufa negra ya que las lluvias son escasas.

           ● El número 4, al que le asignamos las especies T. melanosporum o T. uncinatum, corresponde a zonas de piso montano y colino, con suelos calcáreos. Esta región presenta un nivel de precipitaciones mayor que en el resto de España debido a la influencia oceánica. Por tanto las zonas con mayor insolación serian más adecuada para la trufa negra y las umbrías para T.uncinatum, teniendo en cuenta siempre el rango de pH.

            ● El número 5, corresponde a zonas de suelos ácidos por lo que sería necesario hacer enmiendas calcáreas si el pH es más bajo de 7. Con un pH de 7 la especie adecuada sería la trufa de verano ya que como hemos comentado anteriormente soporta un rango de pH mayor que la trufa negra. Ésta quedaría limitada a zonas en las que hayamos subido el pH a 7,5 y tengan una mayor disponibilidad de agua.

            ● El 6, corresponde también a suelos ácidos por lo que, como en el caso anterior, es necesario hacer enmiendas calcáreas si el pH es menor de 7. Esta zona quedaría reservada para la trufa de verano solamente ya que, generalmente, las precipitaciones son más escasas que en el caso anterior.

Las especies forestales con las que se asocian las trufas están adaptadas a las condiciones ambientales de cada una de las regiones en las que pueden desarrollarse dichas trufas.

T. uncinatum se asocia con pino silvestre (Pinus sylvetris), pino negro (pinus nigra) o quejigo (Quercus faginea). La trufa negra y la trufa de verano se asocia con encinas (Quercus ilex) quejigos (Quercus faginea) y coscojas (Quercus coccifera) principalmente.

Esta información es generalizada y siempre habrá casos que se deban estudiar de forma localizada. Cultivos Forestales y Micológicos pone a su disposición toda la información de la que disponemos para resolver, en la medida de nuestras posibilidades, cualquier duda que le pueda surgir.

A continuación se detallan las características más importantes de los tres tipos de trufas en cuanto a su biología, aunque los ciclos de la trufa blanca y de T.uncinatum son poco conocidos debido a los escasos estudios que existen. Sin embargo la trufa negra es bastante conocida aunque falten todavía muchos aspectos por comprender.

La trufa negra se conoce comúnmente con este nombre debido  a su coloración oscura, tanto en la parte externa como en el interior.

Vive enterrada en el suelo por lo que es necesaria la ayuda de un perro adiestrado para su recolección. Esto es posible gracias al intenso aroma que desprende. La época de recolección está comprendida entre mediados de noviembre hasta finales de marzo.

Su tamaño varía, siendo más pequeña cuanto más abundantes  se encuentran. Los años de sequía también hacen que su tamaño disminuya, al igual que sucede cuando termina la temporada.

Teniendo en cuenta la distribución de las precipitaciones a lo largo del año, el mes más crítico para el desarrollo de las trufas, con respecto a la falta de agua, parece ser junio y para que la producción sea abundante, agosto.

La trufa blanca se conoce así debido a que, a diferencia de la negra, su interior es de color claro, siendo negra igualmente en la parte externa. También se conoce como trufa de verano ya que la recolección se da durante los meses de verano, entre mayo y agosto.

Se encuentra enterrada a menor profundidad que la trufa negra siendo posible, a veces, observar montículos ya que puede levantar el suelo o incluso asomar en la superficie.

La cantidad de trufas que podemos encontrar en cada pozo suele ser menor que la trufa negra, pero son de mayor tamaño.

Para la trufa blanca el mes más crítico en cuanto a lluvias para unos truficultores es julio y para otros de febrero a abril, no está claro ya que el ciclo biológico es poco conocido.

Tuber uncinatum a pesar de que se ha demostrado científicamente que es la misma especie que la trufa blanca, difieren bastante en su ecología e incluso es más apreciada en el mercado, como hemos  visto anteriormente.

T. uncinatum crece en zonas más frescas y sombrías y la época de recolección va de octubre a noviembre.

Hay que tener en cuenta también que una trufera de trufa blanca no va dar trufas de tipo T. uncinatum ni viceversa, a pesar de ser la misma especie.

Parece ser que las lluvias más beneficiosas para esta trufa son las de febrero o marzo.

Como puede observarse, los periodos de recolección de las tres especies abarcan prácticamente todo el año. Esto sumado a las diferentes condiciones ambientales en las que viven, pueden suponer un complemento a la hora de abastecer el mercado durante todo el año.

TRUFICULTURA - UN MICROAMBIENTE PARA LA TRUFA (EL NIDO Y EL ALIMENTO)

La trufa negra ha venido recogiéndose tradicionalmente en los montes en la época invernal, todo lo que la ha rodeado ha estado impregnado  de cierto misterio, desde su formación y crecimiento oculta bajo la tierra hasta su recolección, aspectos comerciales, gastronomicos, etc . Las practicas de campo (en este caso sería más exacto decir  de monte) que a  algunos truferos les venían dando buenos resultados, también eran guardadas celosamente y difícilmente compartidas tanto en los ambientes truferos como en foros técnicos o científicos.

Una de esas prácticas que en general llevan a cabo los buscadores es poner en el pozo que extraen la trufa un puñado o dos de "hojarasca" o "broza", ( se trata muchas veces de la misma hojarasca del árbol trufero o de algún arbusto cercano tipo enebro o sabina, aromáticas, incluso plantas  herbáceas secas .), después se tapa el pozo con la misma tierra que se saco. Esta práctica provoca con frecuencia a partir del segundo o tercer año la aparición de “golpes de trufas” en el citado pozo.

En estos golpes se sacaban varias trufas, de tamaño y forma normalmente más comercial que las encontradas en el suelo natural. Pueden ser trufas también de todos los tamaños pero en general son más redondas, menos irregulares y por tanto más comerciales . Este tipo de trufa se paga más. Dos hechos principalmente provocan esta forma y tamaño más comercial de las trufas: 1) El medio físico (suelo) está mucho menos compactado por lo que el crecimiento en todas direcciones es más fácil, formandose trufas más esfericas. 2) La evolución de la materia orgánica puesta en el pozo genera una fuente de nutrientes para la joven trufa, produciendo trufas de mayor tamaño. Es sabido que el carpóforo (joven trufa) es autónomo respecto a la planta simbionte desde el inicio de su formación (cesa la conexión miceliar con las raíces de la planta), y se alimenta y crece absorbiendo nutrientes y agua del medio circundante inmediato. Por lo tanto medio físico y nutrición favorecen la formación y el crecimiento de las trufas en estos pozos.

La mezcla orgánica introducida en estos pozos sufre el ataque de microorganismos del suelo (bacterias, hongos, nemátodos, protozoos, etc) y también en general de toda la microfauna del entorno ( insectos, lombrices, etc) evolucionando hacia estructuras complejas (humus) que favorecen  enormemente la riqueza de vida en esos puntos y  estas cadenas de restos orgánicos dan lugar con el tiempo a compuestos más simples que finalmente liberan nutrientes y sustancias favorables tanto para la planta como para las trufas. Toda esa vida probablemente estimula también  a la trufa a reproducirse si concurren en ese espacio raicillas con micorrizas, caso frecuente en árboles productores del monte o en plantaciones de trufa.

Actualmente en las plantaciones en producción  o cercanas a iniciar ésta (cuando el quemado se inicia hacia los cuatro - ocho años aproximadamenete ) muchos truficultores, con buen criterio, están abriendo pozos en la zona de influencia del quemado y enterrando una mezcla órganica de composición variable adicionada o no con esporas de trufa. Una vez rellenado parcialmente el agujero con la mezcla órganica vuelve a taparse con su misma tierra. Se puede iniciar la producción de trufas en estos pozos a partir del segundo o tercer año. Estos nidos-trampa ocultos en el suelo mejoran de forma importante la producción en las plantaciones en comparación a lo que producirían  sin ellos.

Realización de pozos para el cultivo de la trufa negra. Abriendo pozos en el quemado de los arboles micorrizados con trufa.

La apertura de los pozos se realiza tanto en el interior del quemado como en el borde exterior del mismo.

Este trabajo de realizar los nidos-trampa se hace  de mitad de marzo hasta mitad de junio en plantaciones en producción y en plantaciones cercanas a  iniciar la producción. Se puede empezar a hacerlos a los 4-5 años de vida de la plantación. Según el desarrollo de la planta y la superficie del quemado se hacen más o menos pozos. Es común seguir ampliando el nº de pozos a medida que la superficie del quemado  crece, incluso es favorable hacerlos en el margen exterior del quemado. El nº de pozos en cada quemado dependerá del tamaño de éste y suele variar de 4 a 15  según decisión de cada propietario. Por cada pozo se viene colocando de uno a dos litros de la mezcla orgánica a una profundidad de 20 a 25 cm.

Poner en estos pozos la mezcla más adecuada para una pronta y sostenida producción puede reportar un mayor beneficio al truficultor. Creemos que esta práctica cultural se irá desarrollando y mejorando con el tiempo y aumentará sensiblemente la producción de trufas en las plantaciones. Hasta ahora hablar del abonado en las truferas o en las plantaciones era algo que generaba controversia y temores, dadas las experiencias de todo tipo que ha habido en este sentido, sobre todo, en truferas naturales. Sin  embargo, en este caso, no se trata de un abonado mineral al uso, sino de localizar en unos puntos determinados del quemado  una mezcla orgánica, respetando la composición mineral y el equilibrio de vida del suelo de la trufera, condiciones éstas que parecen  necesarias para que la trufa siga presente.

 Cultivo de trufa negra con árboles micorrizados.

En Cultivos Forestales y Micologicos iniciamos ensayos en relación con las mezclas de los sustratos órganicos para pozos en truficultura hacia el año 2006. 

En Cultivos Forestales y Micologicos producimos y comercializamos dos clases de sustratos: el llamado tipo (A) Matertruf y el tipo (B) Nidotruf para su uso en truficultura.

Sustrato para el cultivo de la trufa.

El Sustrato  tipo A (Sustrato Inoculante ) sirve de base para preparar el Sustrato Completo para Pozos Tipo B. El sustrato A tiene una mezcla de distintos principios favorecedores del desarrollo de la raíz y de la formación de nuevas micorrizas, también tiene esporas de trufa. Igualmente puede emplearse para mejorar la micorrización de plantas que no forman el quemado por una mala micorrización inicial. 

 

 Sustrato para usar en truficultura.

El sustrato tipo B (Sustrato Completo para Pozos) es el resultado de adicionar al sustrato tipo A materiales orgánicos. Este sustrato B es el empleado para rellenar los pozos abiertos en el quemado.  

El sustrato inoculante tipo A para truficultura

El sustrato tipo A esta compuesto por vermiculita, perlita, esporas de trufa, y principios que favorecen el desarrollo de las raices y la micorrización. Está orientado para utilizarlo en truficultura. Su finalidad es mejorar la micorrización de árboles en plantaciones de trufa. Diferentes circunstancias pueden hacer que una plantación o algunos árboles no sean productivos, si el motivo es la falta de micorrizas en sus raices podemos emplear este sustrato A para provocar la micorrización y la producción posterior.


El sustrato inoculante tipo A se localiza a nivel de las raíces de los árboles o plantas que decidamos tratar.


Podemos hacerlo de dos maneras:1.- Abrimos pozos o pequeñas zanjas en el ámbito de la zona de influencia de las raíces (las raíces pueden tener una longitud a partir del tronco dos veces a la altura del árbol) de una profundidad de 15 a 30 cm. y localizamos entre 100 y 200 cc de sustrato por cada punto de inoculación, cuantos más puntos de inoculación realicemos mayores probabilidades de éxito tendremos.2.- Extendemos de forma homogéneo el sustrato en el suelo en la zona de influencia de las raíces (100-200 cc por metro cuadrado) y posteriormente bien manualmente o con apero mecánico realizamos un trabajo del suelo con la finalidad de mezclarlo hasta una profundidad de 15-30 cm.


Generalmente este sustrato A se utiliza para reinocular o reforzar árboles en plantaciones de trufa. Si son árboles o plantas de un bosque, etc. debemos valorar tipo de suelo, clima, situación particular de la planta a tratar, etc. en definitiva conocer las exigencias ambientales (suelo, clima, etc.) de la trufa que queremos inocular. De los inoculos para trufa que ofertamos, la trufa negra (Tuber melanosporum), sería la más exigente y la trufa de verano permite más variación en los tipos de suelo y condiciones ambientales.


Sustrato completo para pozos tipo B para truficultura

El sustrato B se utiliza para los pozos o nidos en plantaciones de trufa en producción o en plantaciones cercanas a iniciar la producción. Su composición consta de los mismos principios que el sustrato inoculante tipo A al que se le han adicionado materiales orgánicos (restos vegetales, humus de lombriz, leonardita, etc) en una proporción de 1:4. Se trata de una mezcla equilibrada para el fin que se persigue: favorecer la formación de trufas en los puntos donde se coloca la mezcla, mantener un pequeño "oasis" para los primordios formados en mayo-junio, de modo que tengan más posibilidades de salvar el periodo seco estival y favorecer su nutrición y engorde en el tramo final del verano y el otoño. La composición de la mezcla no permite que se seque con facilidad y favorece su rehidratación tras las lluvias o riegos.


Se utiliza abriendo pozos en la zona de influencia de la raíz o el quemado, incluso en el margen externo del quemado y poniendo entre uno y dos litros de la mezcla por pozo, posteriormente volvemos a tapar con la misma tierra. Si todo se desarrolla normalmente aparecen trufas ya en algunos pozos el segundo año y más frecuentemente a partir del segundo año.

Suscribirse a este canal RSS

¿Por qué Cultivos Forestales?

Porque sus plantas están garantizadas por los hechos:
La dilatada experiencia de Mariano Casas.
Analizamos cada lote y revisamos cada pedido minuciosamente.
Plantas certificadas por agencias externas desde 1995.
Proveemos a los truficultores que someten sus plantas a los controles más exigentes.
Más de 800 clientes satisfechos: la garantía definitiva.


Comprar plantas

Si tienes que iniciar o ampliar una plantación, ponte en contacto con nosotros.
Te asesoraremos y haremos una valoración ajustada a tus necesidades.

Si necesitas una pequeña cantidad de plantas, tronquitos, o incluso trufa fresca, entra en nuestra tienda online.


Servicios y asesoramiento

Ofrecemos todos los servicios necesarios para el éxito de tu plantación:
Calidad garantizada de las plantas micorrizadas.
Entorno: estudio del terreno y del clima.
Cuidados: formación personalizada en nuestras instalaciones para asegurar una producción óptima.
Continuidad: Estamos siempre a tu lado para resolver tus dudas. Si es necesario, también ofrecemos asesoramiento in situ.


close

Inscríbase para mantenerse informado!

Sea el primero en conocer información sobre el mundo de la truficultura, nuestras ofertas especiales, ferias del sector...

Acceda a Política de privacidad y Terminos de uso
Puede darse de baja de la lista de correo electrónico en cualquier momento