Mostrando artículos por etiqueta: encinas con trufa

CULTIVOS FORESTALES Y MICOLÓGICOS. UN LARGO CAMINO RECORRIDO EN LA MICORRIZACIÓN CON TRUFA

Cultivos Forestales y Micologicos  ha ido de la mano de la truficultura en España casi desde sus inicios, podemos decir que somos en parte culpables de la pujanza y el buen desarrollo que actualmente tiene el cultivo de la trufa en algunas provincias del centro y del norte de España. La primera planta comercializada fue a finales del año 1991, desde entonces y hasta la actualidad numerosos truficultores han confiado en nosotros. Anteriormente el promotor y director  de la empresa, Mariano Casas, biólogo de formación, había colaborado con Truficultur S.A, primera empresa que comercializo planta micorrizada en España durante la segunda mitad de los años ochenta. Lo cierto es que los primeros inicios de la truficultura no fueron acertados, la planta comercializada en los ochenta por alguna empresa nacional y  algún que otro vivero francés e italiano, por lo general, dejaba bastante que desear en cuanto a la calidad de la micorrización, de modo que las primeras plantaciones que deberían haber servido de ejemplo para animar con sus primeros resultados a nuevas iniciativas, decepcionaron.

Instalaciones de Cultivos Forestales para el crecimiento de las plantas micorrizadas.

Las primeras instalaciones datan de 1990.

Cultivar trufas negras como negocio.Cultiva trufa negra. Cultiva oro en la tierra.

Algunos de los folletos que hemos utilizado y repartido en ferias a lo largo de todos estos años para promover el cultivo de la trufa negra.

Pasos para implementar una plantación de trufa.

Folleto explicativo de los pasos necesarios para la instalción de una plantación trufera.

Los primeros años de andadura de Cultivos Forestales y Micologicos, entonces Micotec (Técnicas de Micología Aplicada), no fueron fáciles, en parte, por la falta de producción de esas primeras plantaciones, y también por la escasa disposición al cambio en el ámbito agrario y rural con una cultura agrícola anclada en el cultivo del cereal y las ayudas , además la trufa  era una gran desconocida y aquellos que habían oído hablar algo de ella la asociaban al monte, al misterio y …casi a la magia, ¡ como para intentar cultivarla!. Con ese panorama promovimos charlas, empezamos a asistir a ferias, convocamos reuniones, cursos, etc, para animar a decidirse a los escasos interesados de aquella época. En provincias como Teruel, paradigma de la truficultura hoy en España, ya se contaba entonces con las ayudas que Diputación Provincial otorgaba, lo cual fue un importante aliciente para impulsar aquellas primeras plantaciones.

Plantación iniciada al inicio de los años 90 y que actualmente da excelentes rendimientos, “el quemado” producido por la trufa se extiende prácticamente a toda la superficie del suelo. Como se observa el suelo es muy pedregoso característica favorable para la trufa.

Todos estos años, sin duda, nos dan una experiencia acumulada, un bagaje de conocimientos que ponemos con ilusión al servicio de todos nuestros clientes. De esos pilares, sobre los que siempre hemos comentado que se apoyaba la truficultura - suelo, clima, planta y apoyos culturales- cada vez son más los detalles que se van conociendo para poder afrontar con garantías de éxito un proyecto de plantación.

Últimamente se vienen organizando visitas demostrativas a plantaciones en producción donde puede parecer que el hecho de que se vea sacar trufas es condición suficiente para que la truficultura ( de trufa negra) pueda plantearse con éxito en cualquier suelo y lugar solo porqué la planta que vamos a adquirir está muy bien preparada según se argumenta por parte del vendedor, sin embargo no es así, en el éxito final de una plantación intervienen junto a la planta otros factores importantes que no se pueden soslayar. En esas demostraciones, tampoco se habla por lo general, de ciertas prácticas culturales que pueden mejorar sensiblemente la producción.

Análisis de raices micorrizadas con trufa en el laboratorio.

La observación de muestras de raíces en laboratorio es fundamental para valorar la calidad de la micorrización de las plantas que producimos, como para examinar raíces recogidas en plantaciones de diferentes edades.

Si ya de por si cualquier cultivo agrícola requiere de unos conocimientos y “un saber hacer” para llevarlo a buen puerto, en el caso de la trufa,  esta faceta presenta dificultades añadidas al tener que respetar un equilibrio entre dos seres vivos, planta y hongo. Por tanto los aspectos anteriormente mencionados que afectan de manera importante al éxito de la explotación deben ser convenientemente valorados. En el caso del suelo, ante la más mínima duda de su validez, será necesario un completo análisis físico-químico y una correcta interpretación de los datos de cara a valorar las posibilidades de la trufa. Una planta de calidad siempre es fundamental. Los apoyos al cultivo vendrán definidos por la localización de la plantación, el tipo de suelo ( análisis), el clima del lugar, etc, difícilmente es trasladable todo lo que va bien en una plantación a otra plantación.

Un análisis del terreno es fundamental para una buena plantación de trufa negra.

El servicio de análisis de suelo para la truficultura lo consideramos fundamental como apoyo a muchos agricultores que se preguntan si sus tierras servirán para cultivar trufas.

En Cultivos Forestales y Micologicos para poder aconsejar antes y después de la plantación y proporcionar una planta con una micorrización de calidad, instalamos un laboratorio dónde se analiza la tierra para la realización de nuevas plantaciones, se valora la calidad del inoculo previo a la micorrización de la planta, se realiza un exhaustivo control de la micorrización en los  plantones antes de ser comercializados, analizamos raíces recogidas en plantaciones de distintas edades, y en ocasiones también clasificamos carpóforos que nos hacen llegar personas del ámbito de la trufa, entre otras labores. 

Laboratorio para el cultivo de setas y trufas.

El laboratorio nos sirve para realizar análisis de suelos para la truficultura, controlar la calidad de las plantas micorrizadas, y analizar raíces recogidas en campo.

A lo largo de todos estos años hemos visitado un importante número de fincas que posteriormente muchas de ellas se han plantado, analizado cientos de muestras de suelos para valorar la viabilidad de la trufa y cuando hemos visto dificultades serias para el éxito de la plantación lo hemos dicho sin ambages, hemos examinado una importante cantidad  de raíces recogidas en  plantaciones principalmente de clientes, pero también de truficultores no clientes que nos han solicitado este servicio que ofrecemos, hemos visitado numerosas plantaciones de diferentes edades, unas produciendo, otras no, y también, como no podía ser de otro modo, dada nuestra ocupación  hemos aconsejado a muchas personas que se  confiaron a nosotros…… y lo que es más importante, con un talante abierto y receptivo hemos observado, escuchado las opiniones de truferos de toda la vida, de expertos truficultores, asistido y participado en foros científicos, leído detenidamente las muchas publicaciones existentes sobre la trufa, comentado y contrastado con personas del ámbito de la trufa ciertas practicas culturales, etc … en definitiva una labor continuada de autoformación para después poder dar el consejo más acertado. A pesar de todo ello, en ocasiones, el tiempo nos demostro que nos equivocamos, pero el reconocimiento del error nos ha permitido cambiar y mejorar nuestro punto de vista al respecto para poder trasladarlo al ámbito del truficultor.

Recogida de raices micorrizadas para su posterior análisis en el laboratorio.

La correcta recogida de raíces en campo y su manipulación y conservación hasta llegar al laboratorio conviene que sea la adecuada para poder obtener la máxima información.

En cuanto a la planta micorrizada cuando en una plantación ha habido un porcentaje de bajas superior  al normal, siempre que fue achacable a la planta, hemos respondido reponiendo la planta.

Instalaciones actuales de Cultivos Forestales.

Vista de las instalaciones actuales.

MES DE LA TRUFA SANJUANERA

Estamos otra vez en la época de la trufa de verano (Tuber aestivum). La trufa de San Juan, cada vez más, despierta el interés de agricultores, restauradores y publico en general.  Aún siendo una trufa menos valorada que la negra de invierno cuando alcanza una buena maduración tiene  mucha calidad.

Se trata de una especie muy generalista  que se encuentra en los bosques de numerosas regiones, Europa principalmente, llegando por el norte hasta Suecia y por el sur hasta las montañas de Marruecos y desde Portugal hasta Turquía, también se ha encontrado en China.

Aunque inicialmente se consideraron especies diferentes a Tuber aestivum y Tuber uncinatum, análisis  de ADN   las han englobado en una sola especie Tuber aestivum. Sin embargo nuevas publicaciones de estos últimos años de trabajos de investigación que han realizado análisis moleculares  de ciertos fragmentos del material genético ( nrITS) de ejemplares de orígenes geográficos muy diferentes aconsejan mantener ambos nombres: Tuber aestivum distribuida en la cuenca mediterránea, en  ambientes más secos y soleados y T. uncinatum con una distribución en la Europa templada (norte de Francia, Alemania, Reino Unido, Polonia, etc) y en la que se pueden establecer también  varios perfiles genéticos  en función del origen geográfico .

En cuanto al ciclo biológico se ha constatado que es continuo lo que significa que cuando las condiciones de temperatura y humedad del suelo lo permiten esta trufa se reproduce, por otra parte algo  normal en el mundo de los hongos. En el ambiente mediterráneo aparece en mayo, junio, julio y agosto mientras va habiendo chaparrones o chubascos. En la Europa central principalmente es recogida de septiembre a diciembre, y se correspondería con la ssp o variedad “uncinatum”

El que aparezca en nuestras latitudes en los meses de final de primavera y verano aumenta el interés por su cultivo, dado que complementa épocas del año en  que no hay otras trufas salvo en conserva. También al no tener  tanta dependencia para completar su ciclo de vida de las lluvias de finales de verano (agosto y septiembre) y si tienen especial incidencia en su ciclo biologico las lluvias de finales de invierno y primavera, con esta situación mejoran las expectativas de cosecha respecto a la negra de invierno en posibles plantaciones sin riego.

En la España mediterránea será tuber aestivum la variedad a cultivar  y en la España húmeda el tipo “uncinatum”, incluso puede ser razonable ante la duda y debido a una situación geográfica no muy clara proponer intercalar en una misma parcela árboles micorrizados con ambos ecotipos de Tuber aestivum. Es  de esperar que según la climatología del año aparezca en mayor o menor medida una u otra variedad.

Diversas cuestiones quedan en el aire respecto a los apoyos que más convienen en estas plantaciones por la poca experimentación e información que hay. Inicialmente el abanico de tipos de suelos y climas donde se pueden plantar árboles micorrizados con Tuber aestivum es mucho más amplio, acogiendo también para su cultivo los suelos arcillosos que tienden a rechazarse para la trufa negra de invierno o los climas más secos o húmedos. También son suelos calcáreos ( siempre es factible realizar enmiendas si ni lo son) aunque admite un rango de Ph mayor.  Los planteamientos iniciales de árboles /ha, marco de plantación, cuidados durante los primeros años, etc.  son similares a lo que se viene realizando para la trufa “melanosporum” El trabajo del suelo,  tal como es razonable hacerlo para la trufa negra de invierno lo es  también  para la trufa de verano, sin embargo el momento de realizarlo   será durante los meses de otoño o principio de invierno. Hacer una labor, sobre todo en aquellos suelos poco aireados o compactados, de cierta profundidad (15-30 cm) seccionando raíces es previsible que mejore el rendimiento y calidad de las trufas recogidas. Siguen siendo la encina, el quejigo y la coscoja las especies forestales micorrizadas a utilizar, teniendo también interés otros robles, el avellano, el tilo, el pino silvestre o el laricio si estamos en la España más húmeda con la ssp “uncinatum”

Esta variedad de trufa es más productiva por superficie que la negra de invierno y  conozco alguna experiencia de producción  extraordinaria: 42 Kg. de trufa recogida durante una campaña  en 20 árboles   de 15 años. Son datos puntuales de un lugar y un año en concreto con  climatología favorable. Datos que no deben ser utilizados  para una proyección de rentabilidad en un estudio de nueva plantación, sin embargo sí que es razonable esperar producciones medias bastante superiores a lo que se consigue con la trufa negra de invierno.

planta trufera de trufa blanca o de verano Tuber aestivum

En Cultivos Forestales y Micologicos micorrizamos encinas y quejigos con trufa de verano. Fotografía de plantas de encina recientemente inoculadas.

Una nueva edición, la segunda de la feria de la trufa de verano  va a celebrarse el domingo 28 de junio en Belmonte de San José (Teruel), un bonito pueblo del Bajo Aragón, sin duda una magnifica ocasión para conocer la localidad y degustar la trufa de San Juan 

feria de la trufa de verano Belmonte de san jose bajo aragon

feria de la trufa blanca o de verano de Belmonte de San Jose Bajo aragon

Saludos

Mariano Casas
Cultivos Forestales y Micologicos S.L.

BIENVENIDO AL BLOG DE CULTIVOS FORESTALES Y MICOLOGICOS S.L.

Hola amigos. Queremos que este espacio sea un punto de encuentro entre Cultivos Forestales y Micologicos y todos aquellos/as que os interesáis por los aspectos que trabajamos relacionados con trufas, setas y nogales, estos últimos para plantaciones de madera como principal aprovechamiento. Como empresa vivimos principalmente de comercializar plantas micorrizadas con trufa y los servicios y apoyos que acompañan a estas plantaciones , trabajamos también con las setas ofreciendo tronquitos productores de setas para el jardín, el huerto o la casa. Con la seta de cardo proporcionamos un inoculo para provocar setales naturales allí donde exista el cardo setero, también llamado cardocuco, cardo corredor, cardo cabruno, etc, etc (Eryngium campestre).

truficultura

La truficultura está tomando un auge importante durante los últimos años dado el valor de este hongo y los resultados productivos de aquellas plantaciones pioneras realizadas con criterios adecuados: planta de calidad, terreno y clima propicio y apoyos culturales convenientes. Aunque la trufa negra (Tuber melanosporum) es la especie emblematica por precio y superficie plantada, se trata de una especie que tiene unas limitaciones ecologicas que impiden a día de hoy extender su cultivo a un territorio más amplio. Éste queda limitado a la España caliza de las sierras medias y altas orientales con pluviometrias por lo general comprendidas entre los 400 y los 800 mm y con una distribución anual de éstas conveniente. Esta trufa se planta principalmente con encinas y quejigos. Hay dos especies comerciales de trufa para complementar las areas calizas que nos permiten realizar plantaciones fuera de los limites convenientes para la trufa negra. Una es la trufa de verano, Tuber aestivum, menos exigente en cuanto a precipitaciones estivales y más tolerante en variedad de suelos, admite suelos más arcillosos y el PH puede bajar hasta 7. Sería una trufa más indicada para las comarcas más secas del centro y sur de la península ibérica. La otra es la trufa de Borgoña o Tuber uncinatum, puede considerarse una subespecie o variedad de Tuber aestivum, es la trufa que ocupa de forma natural un área más amplia en Europa, llegando por el norte hasta los países escandinavos. En España esta variedad podría cultivarse en amplias zonas del norte que tienen pluviosidad alta en verano, en suelos con presencia constante de carbonato calcico y con rangos de PH entre 7 y 8. Admite una amplia variedad de especies forestales con las que asociarse: robles, pinos, hayas, avellanos, encinas, quejigos, etc. Últimamente se inicia el interés por la trufa blanquilla (Tuber borchii), de amplia ecología y que además puede plantarse en terrenos algo ácidos.

El nogal es una especie forestal en la que hemos puesto todo nuestro trabajo y empeño para conseguir una planta mejorada en crecimiento y poder proponer un material vegetal de calidad y garantía para las plantaciones de madera empleando el nogal del país (Juglans regia) que dentro de las diferentes maderas de nogal es la más apreciada en la industria del mueble y la que mayor valor alcanza en los mercados, además a partir de una cierta edad podemos aprovechar también el fruto. Para desarrollar este proyecto no escatimamos esfuerzos y buscamos la colaboración y el apoyo de un centro del IRTA donde se encuentra un grupo de trabajo expertos en nogal.

plantacion de nogal para madera

Ya disponemos de diferentes clones de Juglans regia a la venta para plantaciones de madera, los producimos en macetas de un volumen considerable lo que asegura un arraigo practicamente total y permite poder plantarlos durante gran parte del año.

troncos de setas

Dentro del amplio mundo de las  setas intentamos aunar en nuestra propuesta entretenimiento, gastronomía y salud proporcionando tronquitos para el jardín, la casa, el huerto, etc, productores de algunas de las setas que se encuentran entre las más apreciadas para la cocina y la salud.

«Solo adquiero plantas de Cultivos Forestales»

A.S.P. (Cuenca)
Plantación: Arcos de la Sierra (Cuenca)  
Altitud: 1.009m

Año plantación: 2005
“Inicié mi plantación con plantas de 2 empresas, una de ellas Cultivos Forestales. Después de 10 años sigo plantando y solo adquiero plantas de Cultivos Forestales por los resultados que cosecho de sus primeras plantas.”

Proyecto

La explotación de A. S. actualmente tiene unas 12 hectáreas, situada en Arcos de la Sierra en la Serranía de Cuenca. La edad de las parcelas plantadas va de 1 a 10 años. Inició la primera plantación con dos orígenes de planta micorrizada, una de ellas de Cultivos Forestales, posteriormente ha ampliado en tres ocasiones más con planta de Cultivos Forestales. En alguna parcela se ha triturado la piedra para facilitar el trabajo de los perros y del buscador; también se persigue que se formen trufas más esféricas que es lo que busca el mercado en este momento.

Los marcos de plantación utilizados son variados: 5x5, 6x6, 7x6.

Los terrenos son calcáreos con textura favorable, muy indicados para el cultivo de la trufa. En los montes cercanos existen truferas naturales de trufa negra y de trufa de verano.

El suelo se trabaja desde el inicio de la plantación en todo lo ancho de la calle profundizando poco para eliminar las malas hierbas. Este trabajo puede repetirse varias veces a lo largo de la primavera o verano.

El propietario realiza nidos desde hace seis años en las plantaciones de más edad. Los nidos son agujeros que se hacen en el quemado o en el borde exterior de éste, tienen una profundidad entre 20 y 30 cm y se rellenan en parte de mezclas orgánicas con o sin esporas de trufa, la parte superior del agujero se tapa con la misma tierra. Se hacen justo después de la temporada de recogida de trufa, normalmente en abril y posteriormente se trabaja ya toda la superficie con cultivador a poca profundidad.

En la actualidad pone ya nidos a los 4 años tras plantar, momento en que ya se evidencian muchos quemados (zona desprovista de vegetación herbácea alrededor del tronco del árbol) y decide no trabajar ya el quemado a partir de ese momento.

Las encinas las mantiene a un tamaño adecuado con podas anuales a finales de marzo o abril, conformándolas en cono invertido para que lleguen bien los rayos de sol a calentar el suelo en primavera. Respecto a los quejigos la presión de poda es mayor.

La finca tiene sondeo y se riegan las plantaciones de más edad por microaspesión, ello en función de las necesidades de agua del momento ya que las tormentas de verano aunque se dan con cierta frecuencia hay años malos. El riego se ha sectorizado para poderlo hacer directamente con el caudal del pozo.

A los 5-6 años viene recogiendo las primeras trufas de un porcentaje interesante de las plantas adquiridas a Cultivos Forestales. A lo largo de estos años le hemos aconsejado la forma correcta de realizar los nidos y la proporción de trufas que le aparecen en éstos con respecto al resto del suelo es muy alta. Actualmente quiere iniciar en una parte de la finca el trabajo del suelo en la zona del quemado a cierta profundidad provocando poda de raíz e inoculación simultánea con preparado líquido de esporas.

«Confianza, seriedad, calidad y resultados»

Jesús Goñi (Estella-Navarra)
Plantación: Tierra Estella (Navarra)  
Altitud: 700m

Año plantación: 2002-2003
“Es una empresa de toda confianza. La profesionalidad, la seriedad, la calidad de las plantas micorrizadas, hablan por sí solas. Los resultados de las plantaciones de Mariano Casas, le avalan. La confianza que te da Mariano con su trabajo bien hecho la ratifican sus plantas a corto plazo.”

Proyecto

La explotación de los hermanos Goñi se sitúa en la zona media de Navarra (tierra Estella). Disponen de 13 hectáreas plantadas, las más antiguas tienen 25 años y las más recientes unos seis años, hay otras parcelas de edad intermedia.

La plantación de 25 años se hizo con planta de Truficultur y con planta de origen francés e italiano, las plantaciones posteriores principalmente con planta de Cultivos Forestales.

Como norma general ha movido el suelo desde el primer año y hasta el sexto (cultivando toda la superficie de la calle a poca profundidad). Hace siete años que iniciaron la apertura de pozos o nidos y la experiencia en cuanto al resultado es desigual según las piezas.

Se está experimentando actualmente en alguna parcela el trabajo en profundidad del suelo en la zona del quemado con inoculación de esporas en medio líquido. Han querido utilizar dos aperos diferentes uno para poner las esporas en el suelo y otro para posteriormente trabajarlo.

Por las características del clima y el régimen de lluvias las plantas desarrollan mucho, por lo que se practica una poda muy agresiva (puede verse en el video adjunto). La experiencia respecto a la poda es que si dejan de podar un año la producción el año siguiente es igual o mejor pero en años sucesivos cae mucho.

La poda se tritura y se incorpora al suelo de la trufera. Se riegan dos parcelas por microaspersión desde hace dos años.

“Gracias a Cultivos Forestales los resultados son satisfactorios”

Pedro Sánchez (Bañón, Teruel)

Plantación:Bañón (Teruel)
Altitud:
1.260 m

"Nuestra plantación de trufas "Los Llanos" consiste en pequeños parches plantados aquí y allá en el bosque, donde ha sido imposible regar. Las plantaciones están entre los 9 y 13 años de edad y gracias al hecho de que la la tierra es fresca y a la orientación de Cultivos Forestales y Micológicos sobre cómo cultivar el suelo, ciruela pasa y otro tipo de apoyo, los resultados están empezando a ser satisfactorios."

La Plantación

La plantación de trufa está ubicada en Bañón (Teruel) en 14 hectáreas extendidas sobre más de 20 campos, la cual nos da una idea de la naturaleza fragmentada de la plantación. Todas las parcelas están están situadas en lo alto de una  meseta con una altitud promedio de 1.250 metros sobre el nivel del mar; la tierra favorece al crecimiento de trufas, el suelo está frío, rocoso y calcáreo. Esto pertenece a diversos socios y es administrado por Cultivos Forestales.

La plantación se realizó en tres etapas y Cultivos Forestales suministro las plántulas. Las parcelas más antiguas tienen 13-14 años de edad, y las más jóvenes 9 años. La vegetación arbórea natural de la zona es el roble portugués, conocido aquí como rebollo o roble (también como quejigo). La plantación tiene parcelas donde la encina y quejigo se mezclan, el resto es casi exclusivamente de roble portugués, y otros son también de encina. La elección de especies forestales se hizo un poco al azar, excepto en algunas parcelas con sombra donde se plantó quejigo, mientras que la encina fue plantado en otra parcelas más soleadas. El marco de la primera plantación era de 5x4, mientras que otros son parcelas 6x4.

En los primeros 6-7 años, los pasillos entre las hileras de árboles eran labradas con el cultivador al final de la primavera, y en los dos primeros años, se llevó a cabo manualmente con azada alrededor de las plantas de semillero.

Durante un periodo de entre 7 y 13 de años, el cultivo fue se detuvo y se realizo una poda periférica en el brûlée en torno los árboles más avanzados.

Aunque ahora todas las hectáreas están gestionados conjuntamente, hubo un período en que este no era el caso y las diferentes áreas se manejaron en diferentes maneras.

En la primavera de 2013, se reanudó el labrado de la tierra con un criterio muy definido: labrar la zona de influencia de la raíz del árbol a una profundidad de unos 20-30 cm según lo permitido por la base, que es
en ocasiones muy poco profundo, y respetando el centro del corredor dejándola sin trabajar. La parte labrada se fue ampliando en los últimos años en relación con el desarrollo de las brûlées. En las parcelas donde los pasillos son de 5 metros
de ancho (que era necesario respetar ciertas densidades de plántulas para recibir la ayuda) todo el corredor se trabajó.

A través de este labrado anual, la zona donde aparecen las trufas se ahuecó hasta mejorar la filtración del agua y así conservar mejor la humedad. Las parcelas no se riegan, lo que significa que este labrado es casi obligatorio. La aireación 
y la oxigenación de esta zona también se ve favorecida a través de este trabajo. El labrado también realiza la poda de las raíces para renovar constantemente los sistemas de raíces de los árboles. Las raíces jóvenes aparecen en los cortes que son más susceptibles a formar micorrizas y producir trufas. También se hacen esfuerzos para garantizar que una mayor proporción de las trufas producidas se encuentran a mayor profundidad para que puedan resistir lo mejor posible el período de sequía estival y también verse menos afectadas por heladas.

Por este labrado del suelo, un cultivador se ha adaptado que se extiende desde el lado del tractor a fin de llegar lo más cerca posible a los árboles. Dado que no se hacen nidos, las esporas con complementos que acompañan (Matertruf líquido) se incorporan desde un tanque de 200 litros que llega a la mezcla de en el suelo a través de mangueras en cada brazo del cultivador.

Los árboles más pequeños se podan en abril para favorecer su crecimiento y el resto a finales de junio o las dos primeras semanas de julio. Las partes podadas se dejan de una de manera concentrada para formar revestimientos sobre la superficie de las brûlées como una capa de protección de la humedad del suelo. Las ramas de la poda son trituradas y se añade al suelo para la siguiente labrada.

Los árboles se mantienen cortos para favorecer ramas horizontales y evitar ramas que crecen verticalmente al suelo.

No hay productos químicos, turba, o sustratos se utilizan en la plantación; el objetivo es hacer crecer trufas de calidad que se forman y crecer en el suelo natural de la trama.

 

Suscribirse a este canal RSS

¿Por qué Cultivos Forestales?

Porque sus plantas están garantizadas por los hechos:
La dilatada experiencia de Mariano Casas.
Analizamos cada lote y revisamos cada pedido minuciosamente.
Plantas certificadas por agencias externas desde 1995.
Proveemos a los truficultores que someten sus plantas a los controles más exigentes.
Más de 800 clientes satisfechos: la garantía definitiva.


Comprar plantas

Si tienes que iniciar o ampliar una plantación, ponte en contacto con nosotros.
Te asesoraremos y haremos una valoración ajustada a tus necesidades.

Si necesitas una pequeña cantidad de plantas, tronquitos, o incluso trufa fresca, entra en nuestra tienda online.


Servicios y asesoramiento

Ofrecemos todos los servicios necesarios para el éxito de tu plantación:
Calidad garantizada de las plantas micorrizadas.
Entorno: estudio del terreno y del clima.
Cuidados: formación personalizada en nuestras instalaciones para asegurar una producción óptima.
Continuidad: Estamos siempre a tu lado para resolver tus dudas. Si es necesario, también ofrecemos asesoramiento in situ.


close

Inscríbase para mantenerse informado!

Sea el primero en conocer información sobre el mundo de la truficultura, nuestras ofertas especiales, ferias del sector...

Acceda a Política de privacidad y Terminos de uso
Puede darse de baja de la lista de correo electrónico en cualquier momento