Numerosos paramos, terrenos de cultivos abandonados, montes, dehesas, etc, donde abundan estos cardos serian susceptibles de ser inoculados  con el MICECARDO y crear setales para el ocio (autoconsumo) o para obtener una renta complementaria vendiendo las setas en temporada a restaurantes, bares, hoteles, etc.

Crear setales naturales de seta de cardo es sencillo gracias al micecardo.

Este páramo con numerosos cardos, aparentemente sin rendimiento, salvo el aprovechamiento ganadero con una inoculación correcta podría producir muchas setas.

La inoculación de los cardos puede hacerse desde la primavera hasta finales de otoño mientras estén presentes físicamente en el terreno, ya que son plantas anuales que a lo largo del otoño van desapareciendo. No obstante lo que va a producir la seta, el cuello y la raíz del cardo queda enterrada en el suelo y producirá setas aun en ausencia del cardo propiamente dicho (parte aérea).

Las primeras setas pueden aparecer a partir de 1-3 meses tras la inoculación si la climatología natural lo permite, producidas inicialmente por el cardo que hemos inoculado, posteriormente desde el punto inoculado (raíz de cardo), el micelio progresara por el subsuelo al encuentro de rizomas de nuevos cardos y si estos abundan con el paso del tiempo cada vez la producción de setas será mayor. El micelio en el suelo puede tener un avance entre 30 y 100 cm anuales. Solo se producirán setas si el micelio en su avance encuentra nuevos cardos, creemos que si nos los hay el micelio puede acabar muriendo. El desarrollo del setal es circular ya que con el tiempo se forma un frente circular productor de setas y en el centro de ese círculo  van desapareciendo los cardos.

Setal natural de seta de cardo.

En un grupo reducido de cardos convendría inocular algún cardo del centro.

Es difícil predecir la  duración del setal, en teoría mientras existiesen cardos debería perdurar, por la experiencia de las observaciones de los setales naturales pueden durar periodos entre 5 y 15 años.