SERVICIOS GENERALES

1. NUEVAS PLANTACIONES

– VISITA TÉCNICA Y ESTUDIO EDÁFICO: para la realización de este estudio valoramos (dependiendo de la superficie a plantar) la posibilidad de desplazarnos hasta la finca. Para su realización es necesario conocer la situación geográfica de la parcela, orientación, datos climáticos, el cultivo precedente que existió o existe, etc. Una vez conocidos estos datos deberemos realizar un análisis físico-químico del suelo para determinar su aptitud.

Estudio del suelo para el cultivo de trufas.

Numerosos terrenos dedicados anteriormente a cultivos cerealistas, serian aptos para plantar trufas. 

El estudio físico químico del suelo es muy importante para el cultivo de la trufa.

El análisis físico químico de una muestra de suelo de la parcela es importante para despejar posibles dudas de la viabilidad de la plantación. En Cultivos Forestales y Micologicos  ofrecemos este servicio.

– PLANTA MICORRIZADA DE CALIDAD: una planta de calidad es uno de los pilares sobre los que se asienta el buen desarrollo de una plantación de estas características. Para que una planta esté bien micorrizada debe presentar abundantes micorrizas del hongo que nos interesa y ausencia de contaminación de otros hongos perjudiciales. Tras 20 años trabajando en la micorrización de trufa negra hemos establecido un método  que nos permite una micorrización de calidad en todo el lote, las plantas presentan abundantes micorrizas ya a principios de octubre, en plantas inoculadas en la primavera anterior.

Micorrizado de raices con trufa en el laboratorio. 

Nos avala una larga trayectoria de seriedad en la producción de planta micorrizada con trufa.

SEGUIMIENTO DE PLANTACIONES: nos parece muy importante que nuestros clientes estén asesorados en todo momento, por ello responderemos todas las consultas que puedan surgir durante el desarrollo de la plantación.

Asesoramiento técnico durante toda la vida de la plantación de trufas. 

A la largo de la vida de una plantación son muchas las dudas y cuestiones que nos llegan desde nuestros clientes. 

Búscando trufas en las raices del árbol. 

Durante la famosa “travesía del desierto” en ocasiones solicitan la recogida de raíces en plantaciones jóvenes (3-8 años) para examinar las muestras en el laboratorio y conocer el desarrollo de la micorrización.

2. PLANTACIONES ADULTAS

– ANÁLISIS DE MICORRIZAS EN PLANTA ADULTA: el análisis consiste en tomar muestras de raíces de diversas plantas, por parte del cliente o bien por personal de la empresa, y trasladarlas hasta nuestro laboratorio para observarlas al microscopio y conocer el estado de micorrización así como la presencia o ausencia de contaminantes. Posteriormente se elabora un informe para el cliente.

Examinando muestras de raices en el laboratorio. 

Al examinar las muestras de campo en el laboratorio podemos conocer parte de la realidad de ese mundo subterráneo  donde la trufa convive con otros organismos vivos, algunos de ellos otros hongos que también competirán por el espacio físico.

– SUSTRATO INOCULANTE: este producto está compuesto principalmente por esporas de trufa y sirve para inocular plantas que no están micorrizadas o para reforzar las que ya lo están.

– SUSTRATO INOCULANTE COMPLETADO CON MATERIALES ORGÁNICOS PARA POZOS (NIDOS): se trata del sustrato anterior, pero que además lleva una materia orgánica añadida, que es utilizada por la trufa como alimento, y está destinado para los pozos. Sirve para inocular plantas que por algún motivo desconocido no producen todavía o para reforzar las que ya producen.

Apertura de pozos para rellenar con mezcla orgánica. Detalle del relleno de uno de los pozos. 

Una práctica que va ganando terreno por sus buenos resultados en las plantaciones  es la apertura de pozos en el quemado y su llenado en parte con una mezcla orgánica con diferentes principios y que comúnmente contiene esporas de trufa también. Posteriormente se tapan los pozos y pueden aparecer “golpes de trufas” a partir del segundo año.

3. LABORATORIO

– ANÁLISIS DE SUELOS: Las plantaciones de trufas precisan unos determinados suelos para el éxito productivo. El análisis físico químico del suelo es importante, previo a cualquier plantación. Para ello es necesario recoger una muestra de suelo y enviarla o traerla al laboratorio. Posteriormente se elabora un informe con el resultado del análisis y las prácticas que se aconsejan realizar, si fuesen necesarias, según el tipo de suelo.

Realización del análisis del suelo en el laboratorio. 

Aunque en ocasiones no sea estrictamente necesario un análisis de suelo, ya que podemos valorar la vocación trufera de un terreno con la visita de un experto, viendo su ubicación, situación, aspecto, etc. En muchas situaciones es importante tener el apoyo del análisis para tomar una decisión.

– ESTUDIO DE MICORRIZAS EN MUESTRAS DE CAMPO: En la famosa “Travesía del desierto” por la que deben pasar todas las plantaciones de trufa, se nos puede plantear la duda de si el hongo está invadiendo adecuadamente la nueva raíz formada, ya que solo vemos si el árbol crece mejor o peor. Para ello podemos realizar un análisis de las micorrizas, entre el 3º y 7º año de plantación.

Inspección de raices micorrizadas en el laboratorio. 

El examen de raíces en el laboratorio nos da bastante información de la situación de la trufa en las raíces del árbol. 

– EVALUACIÓN DE PLANTA MICORRIZADA: de la misma forma que realizamos nuestros controles internos para obtener una planta de calidad, podemos analizar plantas que no hayamos producido nosotros para comprobar su estado de micorrización y la ausencia de contaminantes.

 

Conocer el buen estado de micorrización de la planta que utilizamos genera tranquilidad.

– EXAMEN DE LOTES DE TRUFAS: Trufas que pueden ir destinadas a inoculación de plantas a sustrato para pozos, etc

Trufas recogidas en una de las plantaciones de árboles micorrizados. 

Bien para su utilización en micorrización de planta, o para otro fin relacionado con una plantación, el examinar las trufas una a una en el laboratorio para asegurarnos de la identidad de la especie es fundamental.

PLANTA MICORRIZADA

Planteros de plantas micorrizadas para plantar trufas.

Vista panorámica de plantas micorrizadas en el vivero. 

Trufa negra (Tuber melanosporum)

Especies forestales micorrizadas :

            Encina (Quercus ilex)

            Quejigo o roble carrasqueño (Quercus faginea)

            Coscoja (Quercus coccifera)

            Avellano (Corylus avellana)

Planta de 1 ó 2 años, en envase forestal unitario de 450 cc. Planta certificada.

Ecología: zonas de media montaña calcáreas, clima continental mediterráneo, pluviometría de 350 a 800 l/año, con tormentas estivales.

   
Encina micorrizada con trufa negra.
(Quercus Ilex x Tuber melanosporum)
(Quercus rotumdifolia x tuber melanosporum)
Robles micorrizados con trufa negra.
(Quercus Faginea x Tuber melanosporum)
   
 Avellano micorrizado para producir trufas negras.  La coscoja es otro de los árboles que pueden producir trufa.
Avellano micorrizado con trufa negra.
(Corylux avellna x Tuber melanosporum)
Coscoja micorrizada con trufa negra
(Quercus Coccifera x Tuber melanosporum)

           

Trufa de verano (Tuber aestivum )

Especies forestales micorrizadas:

            Encina (Quercus ilex)

            Quejigo o roble carrasqueño (Quercus faginea)

Ecología: distribución más amplia que la trufa negra, suelos neutros a calizos, clima continental mediterráneo pero también soporta el clima atlántico, amplio rango de pluviometría 300-1000 l/año.

Trufa de pino (Tuber uncinatum)

Especies forestales micorrizadas:

            Pino Albar (Pinus sylvestris)   

            Pino laricio o negral (Pinus nigra)

Ecología: más exigente en cuanto a clima que las anteriores, suelos calcáreos de montaña donde vegeta bien el pino albar y el pino negral. (Foto 16)

INOCULOS Y SUSTRATOS

Desenterrando una trufa recién encontrada. 

Sustrato inoculante (A) : A base de esporas de trufa y principios que favorecen su germinación, van embebidas en vermiculita y perlita.

Sustrato completo para pozos (B) : Partiendo del sustrato A añadimos materiales órganicos para su utilización directamente en los pozos o nidos.

Materiales orgánicos y minerales para completar sustrato B

A)    Sacos de 70 l (humus de lombriz, corteza compostada y leonardita)

B)     Espliego o lavanda

C)     Turba y fibra de coco

D)    Perlita y vermiculita

PROTECTORES PARA PLANTAS

Protectores para plantas micorrizadas jóvenes.

El uso de protectores según en que localizaciones favorece el arraigo de la joven planta. Pueden estar en campo entre uno y dos años.