Bart Simpson huele la trufa negra y se pone a buscar como cualquier perro, cerdo o jabali trufero.